La policía califica de leve amenazar con un arma a los asistentes de un acto feminista en Castelló

Miquel Ramos – La Marea – 5 de septiembre 2021

Un acto feminista se vio interrumpido la noche del pasado sábado 4 de septiembre por los gritos y las amenazas de un hombre armado con una pistola en la plaza de l’Ereta de Castelló. Tras una jornada reivindicativa organizada por el colectivo feminista Subversives y los antifascistas de La Cosa Nostra en la plaza Isabel la Católica de Castelló, un hombre se presentó en el acto increpando a varios de los presentes.

Según varios testigos consultados por lamarea.com, había estado por los alrededores durante todo el día, haciendo comentarios machistas e increpando a los asistentes, hasta que sobre las diez de la noche, se acercó a la barra y se dirigió a varias mujeres con tono despectivo e insultándolas al grito de “rojas de mierda”. 

Tras llamarle la atención y pedirle que abandonara el lugar, el hombre amenazó con ir a por una pistola. Minutos después, reapareció esgrimiendo el arma apuntando a los presentes. Una portavoz del colectivo feminista Subversives explica que el hombre volvió a la barra, se dirigió a una chica que estaba trabajando y le dijo “a mi no me vaciláis, rojas de mierda” mientras la apuntaba con la pistola a la cabeza

El hombre armado apuntó y se encaró con varias personas más que se encontraban en el lugar. Otro de los presentes que estaba con su compañera, trató de desarmarlo, tal y como se puede observar en el video que varios testigos han hecho llegar lamarea.com. Este testigo se encaró con el agresor con una silla mientras otros de los asistentes trataban de rodearle, sin saber si el arma era real o no. Finalmente, un joven antifascista que participaba en el acto se enfrentó al hombre armado y logró arrebatarle la pistola, momento en el que este emprendió la huida y logró acceder a un edificio cercano. Según este joven, “el arma no era de juguete, sino de balines o de CO2”, asegura a lamarea.com.

Los jóvenes que salieron tras él consiguieron entrar en el portal, e inmediatamente, el hombre salió a recibirles con un bebé en brazos. Una mujer, según los testigos, madre del bebé, empezó a gritar desesperada ante la perplejidad de los presentes. El hombre sujetó el bebé durante varios minutos, usándolo como escudo para evitar ser reducido por el grupo de personas que lo habían seguido. Finalmente, dejó al bebé y volvió a huir, siendo perseguido hasta su domicilio, donde logró refugiarse definitivamente.

La policía local, avisada por los testigos, apareció poco después y fue conducida hasta el edificio donde se había refugiado el agresor. Los testigos entregaron el arma a los agentes y explicaron lo sucedido. Según el periódico Levante-EMVun portavoz de la Policía Local calificó el incidente como “nada grave, una “falsa alarma”. 

En declaraciones a lamarea.com, el mismo portavoz policial asegura que calificó así los hechos tras tener constancia de que el arma no era real y de que no se había producido ningún daño material o humano. “Nosotros, la información que tenemos es que los testigos ven que una persona les amenaza con un arma y en seguida se dan cuenta que es simulada”, asegura el agente, que califica los hechos de “amenazas leves”, por lo que justifica así que no fuese detenido, pero que, en todo caso, será el juez quien califique los hechos. Por su parte, las víctimas de las amenazas no se percataron de que se trataba de un arma simulada hasta que el hombre huyó del lugar tras serle arrebatada la misma, según han explicado a lamarea.com. “La chica a la que apuntó a la cabeza se lanzó al suelo aterrorizada, y nadie se atrevía a acercarse a él. No pensamos en ningún momento que el arma no era de verdad”, asegura un testigo de los hechos a este periódico. 

Según este mismo representante policial, el protagonista del incidente llamó desde su casa a la propia policía para denunciar que había sido perseguido por un grupo de personas tras quejarse por el volumen de la música que sonaba en el acto. Respecto al uso del arma, argumentó que se puso nervioso tras ser increpado por los asistentes al acto y que decidió esgrimirla como respuesta. La policía identificó a esta persona en su domicilio, y asegura que el bebé que sostuvo en brazos antes de dirigirse a su domicilio era su propio hijo, que se encontraba en un edificio cercano. La policía no arrestó a esta persona al considerar que se trataba de un delito leve y que estaba localizado e identificado el autor de los hechos. “La policía local de Castelló ha efectuado unas diligencias de prevención de estas amenazas por si fueran constitutivas algún ilícito penal, se le ha incautado el arma simulada a la espera de si quiere recuperarla esta persona, o en caso de que el juez o el fiscal vea indicios de delito, se le cite para juicio”. 

El concejal de seguridad ciudadana, David Donate, preguntado por este medio, calificó este acto de “muy grave”, y asegura que ha pedido toda la información a la policía para esclarecer los hechos. “Imagina todo lo que se puede ocasionar con un hombre esgrimiendo un arma. Claro que es un hecho muy grave”, asegura. El acto contaba con todos los permisos pertinentes y se estaba realizando con total normalidad y respetando todas las medidas de seguridad pertinentes, según explican fuentes municipales y policiales a la Marea. 

Los colectivos convocantes del acto feminista llevan años activos en el barrio del Raval, realizando actividades durante todo el año y sorteando la presión municipal. El Ayuntamiento ha mantenido, según explican varios militantes de estos colectivos, “una actitud hostil y una persecución constante, a pesar de tener siempre los permisos en regla para celebrar los actos que organizamos”. Sin ir más lejos, este verano se trató de impedir un ciclo de cine feminista gratuito en plena calle, que contaba con todos los permisos y con las medidas de seguridad requeridas para la celebración del evento. 

También la derecha y la ultraderecha han puesto en el punto de mira a estos colectivos por sus constantes campañas de agitación feminista y antifascista. Uno de los miembros de La Cosa Nostra fue detenido en su lugar de trabajo en junio de 2020 acusado de colocar en un árbol un muñeco del líder de Vox, Santiago Abascal. El detenido, que niega los hechos y que asegura que se encontraba en otra ciudad cuando se colgó el muñeco, explicó al periódico La Directa que fue interrogado por varios agentes encapuchados y que el policía que le tomó declaración usaba un bolígrafo con el logotipo de Vox. Se enfrenta a una pena de hasta cinco años de prisión por amenazas graves. Un año antes, el partido ultraderechista denunció también a las feministas de Subversives por una protesta antifascista y por un cartel en el que aparecía su rostro. 

Algunas cosas no tan claras

“Un verso suelto, alguien que no busca la caricia de quienes se creen sus dueños, es peligroso para quienes quieren y pueden decidir de qué y cómo se informa”, escribe Miquel Ramos sobre ‘Las cosas claras’. 

Miquel Ramos – 30 de julio 2021 – La Marea

La semana pasada terminó mi breve paso por TVE. Recuerdo el día que me escribió Jesús Cintora, hace casi un año, en otoño de 2020. Hacía poco que había terminado mi colaboración con el programa Al Ras de À Punt tras un par de años acompañando a Jéssica Crespo y a Joan Espinosa una vez a la semana en la radio pública valenciana. 

Y me vino el típico síndrome del impostor, de aquel que piensa que no se merece lo que le pasa, y, en mi caso, preguntándome incluso si sabían bien quién era yo, lo que pensaba y lo poco que me callo. Pensé que quizás, una vez se dieran cuenta, no me volverían a llamar. Estamos muy poco acostumbrados a escuchar determinadas voces y ciertos discursos en televisión. Hay temas y opiniones que no interesa visibilizar, aunque afecten a la mayoría de la sociedad. Quizás también era eso. Lo raro que me parecía todo

En Las cosas claras se habló de desahucios y del derecho a la vivienda. De las corruptelas interminables de políticos de todo pelaje, y de las andanzas del intocable Borbón, algo que, sin duda, no sentaba nada bien en algunos despachos. O de la ofensiva reaccionaria y los discursos de odio cada vez más normalizados contra el feminismo, el colectivo LGTBI o las personas migrantes. Se debatía sobre las actuaciones policiales, sobre el poder de los medios de comunicación y de los oligopolios mediáticos. Y de las fechorías casi siempre impunes de los grupos nazis y fascistas.

Tampoco sentaba nada bien cuestionar a los grandes poderes de este país. A los bancos o a las compañías energéticas repletas de excargos de los distintos gobiernos gracias a las infames puertas giratorias. Cargos ocupados por miembros de esos partidos que deciden lo que hay o deja de haber en la televisión pública, con sus votos en el consejo de administración, por cierto. 

En todos estos casos pude hablar con absoluta libertad. Nunca nadie me censuró. Incluso los compañeros y compañeras con quienes debatía y discrepaba, a quienes me une hoy un cariño especial, enfrentaban mis opiniones con respeto. Había pluralidad en la mesa, y eso nadie lo puede negar. En todos los medios con los que he colaborado, he valorado mucho la honestidad y la bondad de mis compañeros y compañeras, más allá de su ideología o incluso de la empresa para la que trabajan. Y es algo de lo que me siento orgulloso, de poder presumir de haber estado rodeado de buena gente

Al preguntarle por Las cosas claras, el presidente de RTVE, Pérez Tornero, decía en una entrevista reciente que la televisión pública no puede albergar “programas para vociferar”. Otra excusa para desprestigiar uno de los pocos programas donde se hablaba de política y de actualidad con pluralidad de voces en la mesa. Sin embargo, nadie cuestiona que la televisión pública dedique recursos a informar sobre moda, sobre los asuntos del corazón de las élites y los famosos o que gaste recursos públicos en concursos de cocina y competiciones de talentos varios. ¿Regalamos así los espacios de reflexión y de debate a las empresas privadas? Si vas a una cadena privada, aceptas sus reglas, porque son un negocio y tienen derecho a elegir lo que hacen y cómo lo hacen. Pero lo público no debería estar sometido al mercadeo de favores e influencias, como desgraciadamente viene pasando en este país. 

En pocos meses he recibido una master class de la basura que hay detrás de todo esto. Y puedo decir que todo es más feo, despiadado y cruel de lo que parece. “Aquí hacemos periodismo. Hay gente que por detrás hace otras cosas. Y con eso tenemos un problema muy gordo. Sean honestos, hagan periodismo”, dijo Jesús en su despedida del programa. Y tiene razón. La campaña de desprestigio constante en diferentes medios, acompañando los movimientos subterráneos para acabar con el programa, no fue casual ni desinteresada. 

Yo le agradezco la oportunidad que me dio sentándome en su mesa. Pero más todavía, haber llevado a cabo un programa valiente, con temas incómodos para algunos bien poderosos, y haberlo sacado adelante a pesar de saber que tenía los días contados. Un esfuerzo que no se entiende solo por su profesionalidad sino también por su compromiso con los espectadores que hasta el último día no dejaron de apoyarlo. Y con el equipo que hizo el programa.

Las cosas claras y Jesús Cintora no han sido ni los primeros ni los únicos que han sufrido la censura descarada en este país. Unas veces fueron decisiones empresariales, por motivos varios, las que terminaron con algunos programas y vetaron a ciertos profesionales. Otras, decisiones judiciales que, años más tarde, acabaron demostrándose arbitrarias e improcedentes. 

Lo grave en este caso, y en otros anteriores, es que haya sido una televisión pública la que haya decidido privar a la ciudadanía de un programa informativo plural y cada vez más visto y apreciado por la audiencia, cuyo contenido no estaba sujeto a las presiones de los anunciantes ni a los intereses de las empresas propietarias de la cadena. Ni a las directrices de uno u otro partido. Un verso suelto, alguien que no busca la caricia de quienes se creen sus dueños, es peligroso para quienes quieren y pueden decidir de qué y cómo se informa. Y sus intereses, créanme, no son los mismos que los de la ciudadanía.