L’extrema dreta i el 9 d’Octubre: un any de campanya contra el valencianisme

MIQUEL RAMOS (València) – 10 d’oct, 2018 – Diari Jornada

Tots els grupuscles de la constel·lació ultradretana valenciana eren el 9 d’Octubre passat a València. No en són més, i fora de la comarca de l’Horta pràcticament són invisibles. Alguns formen part de formacions ultres que fa anys que prediquen al desert. Altres es reinventen constantment arran dels continus fracassos i disputes internes. La majoria, però, formen part d’una massa que no milita, però que arriba fidel al toc de corneta de l’anticatalanisme. Aquella vesprada no eren més d’uns quants centenars, però la seua visceralitat i extrema violència els va sobreexposar i semblava que València era un territori hostil per a la democràcia i el valencianisme. Res més lluny de la realitat.

Durant anys, el Partit Popular i els grupuscles regionalistes han mantingut viu el fantasma del catalanisme al País Valencià, que als anys setanta i vuitanta es va traduir en una cruenta campanya de violència contra l’esquerra i el valencianisme. No fou cap Batalla de València com es coneix aquell període, sinó una autèntica cacera constant de tot allò que reivindicara la normalització de la llengua, l’autogovern i la democràcia després de 40 anys de dictadura, tot en el context d’un franquisme residual que no va morir al llit del dictador.

Els mitjans de comunicació regalaren a eixe moviment violent i involucionista l’etiqueta de «valencianista» i presentaren un conflicte identitari que no fou més que una cacera de demòcrates: només hi havia una manera de ser valencià i era la que ells preconitzen, sense cap contaminació catalana i fidel a Espanya. La resta, agents a sou de Catalunya o simplement traïdors. Aquest fals relat fabricat per la dreta espanyolista ha servit per deshumanitzar i desvalencianitzar l’oponent, i legitima qualsevol atac als traïdors que formen part de la conspiració per despersonalitzar el poble valencià i sotmetre’l als dictats dels catalans. Aquesta massa social va coaccionar tot un país a base de violència i va tenir la complicitat de mitjans de comunicació, amb la covardia o simpatia d’alguns polítics i amb una sospitosa impunitat.

La seua activitat política ha caigut fins al mínim amb els anys, i avui ja només en queden les restes. Així i tot, el PP ha jugat durant anys a atiar el monstre del catalanisme per provar de pescar en aquest riu i tapar els escàndols que l’han esquitxat els darrers anys. I això ha provocat certa prudència a part de l’esquerra a l’hora de defensar sense complexos allò que defensaven abans dels anys de plom de la Transició.

Lluny d’avergonyir-se d’aquelles violentes accions del darrer 9 d’Octubre, des d’aleshores les xarxes socials de l’extrema dreta presenten aquella cacera com un èxit i criden a tornar-hi enguany. Sobretot quan durant tot aquest darrer any han repetit impunement accions de boicot i assetjament en nombrosos actes de l’esquerra, l’independentisme i el valencianisme arreu del país, des de Dénia fins a Benicarló, passant per Paiporta, Bétera i de nou València. Un bon grapat d’aparicions que fa uns anys eren més aviat esporàdiques i que enguany s’han multiplicat notablement; algunes amb moments de gran tensió i altra volta amb una inacció policial que ha sigut qüestionada inclús pel mateix delegat del govern espanyol —davant l’evidència de les imatges de l’atac ultra a l’Aplec del Camp del Túria fa unes setmanes.

Malgrat que hi ha un procés judicial obert, encara en fase d’instrucció, en què s’investiga més d’una vintena dels atacants del darrer 9 d’Octubre, els principals instigadors d’aquests grups marginals mantenen l’objectiu de tornar a impedir o, almenys, assetjar la marxa valencianista. Enguany, a més de les nombroses crides individuals a les xarxes socials de no permetre la manifestació valencianista, diverses organitzacions de l’entorn han demanat permisos per envoltar legalment la marxa de l’esquerra amb actes al llarg del seu recorregut. La delegació del govern espanyol els ha autoritzat tots i s’ha compromès a garantir el desenvolupament normal de totes les convocatòries. Per una banda, el bloc valencianista format per la Comissió 9 d’Octubre, l’esquerra independentista i les columnes antifeixistes i, per l’altra, organitzacions regionalistes i d’extrema dreta es repartiran el centre de València entre les 17 i les 22 hores del 9 d’Octubre vinent.

Quan falta poc més d’una setmana per a la Diada, tant el PSPV-PSOE com la UGT han decidit abandonar la Comissió 9 d’Octubre, de la qual han format part des dels inicis per organitzar la manifestació de l’esquerra valencianista. De la mateixa manera que el PSOE va claudicar als anys vuitanta davant la violència feixista, ara decideix fer un pas enrere i evitar qualsevol relació pública amb els empestats catalanistes. Aquest moviment ha estat interpretat pels ultradretans com una victòria, alhora que no obliden que el PSOE és també un dels enemics a abatre, siga o no a la manifestació. Així ho demostren els recents missatges a les xarxes socials amb amenaces al president del govern espanyol, Pedro Sánchez, poques hores abans d’anunciar-se la seua presència als actes institucionals de la Diada.

Sobreexposició a les xarxes i lluita pel lideratge 

Les xarxes socials són avui el principal espai d’activitat del regionalisme i de l’extrema dreta valenciana. Poc més d’una desena de grups de Facebook apleguen milers de membres que comparteixen un odi visceral al valencianisme, les persones migrants i l’esquerra. Allà s’hi promouen tots els actes que s’organitzen a l’univers ultra, als quals, malgrat els milers de seguidors a les xarxes, sempre hi van els mateixos. Això ha provocat més d’un retret i algunes disputes internes entre membres i organitzacions que proven d’abanderar l’antivalencianisme. Lluny queda el lideratge del Grup d’Acció Valencianista (GAV), principal força de xoc durant dècades, hui convertida en un grupuscle encara més marginal que abans i amb una activitat que passa totalment desapercebuda.

Per contra, qui n’hauria pres el relleu serien els nous grups sorgits de les xarxes socials, hui registrats com a associacions, tals com Torres Blaves o Defenem Valéncia [sic]. Aquests col·lectius sorgits a partir dels grups de Facebook són els principals focus de propaganda antivalencianista i espanyolista.

Els seus representants han participat sovint en actes conjuntament amb l’extrema dreta de Vox i España 2000, els dos partits que també ara es disputen el lideratge de la dreta del PP i Cs. Curiosament, dues de les cares més visibles d’aquests partits són dos vells coneguts: l’empresari i advocat José Luis Roberto (España 2000) i l’advocat Juan García Sentandreu (Vox), que en el passat havien compartit actes i pancartes.

Malgrat aquesta vella amistat, no són poques les publicacions i els comentaris als fòrums d’España 2000 contra Vox. Si durant anys el partit de Roberto havia concentrat gran part del vot ultradretà al País Valencià, l’ascendent protagonisme de Vox a tot l’Estat amenaça d’arrabassar-li l’hegemonia dins la galàxia ultra. Sentandreu ja havia competit contra España 2000 amb la marca que va fundar l’any 2004, Coalició Valenciana. Els continus fracassos van fer que es dissolguera l’any 2011, quan va obtenir poc més de 7.000 vots al País Valencià, mentre España 2000 aconseguia quatre regidors. Ara, Sentandreu es troba immers en una lluita pel lideratge de la branca valenciana de Vox, de la qual pretén esdevenir cap de llista en les pròximes eleccions.

Un altre insistent competidor és Avant, un partit creat per les restes d’altres experiments electorals que a les darreres eleccions, l’any 2015, no va aconseguir més de 1.300 vots a tot el País Valencià. Aquesta formació s’esforça per ocupar l’espai regionalista orfe després del fracàs de Coalición Valenciana. Avant és un dels grupuscles que ha demanat també permís per manifestar-se el 9 d’Octubre vinent.

Tots aquests partits irrellevants políticament s’atorguen el títol de representants del poble valencià. Malgrat que representen tots plegats una minúscula part de la societat valenciana, la seua sorollosa presència allà on van i la seua sobreexposició en les xarxes socials els atorguen un protagonisme que políticament i socialment no tenen.

Silencio mediático ante un acto multitudinario en Valencia sobre el referéndum

Miquel Ramos – 14 septiembre 2017 – La Marea 

Silencio mediático ante un acto multitudinario en Valencia sobre el referéndum

La Universitat de València se despertó llena de pintadas nazis el pasado miércoles. Nada que no hubiera pasado ya anteriormente, más aún cuando está a pocos metros del estadio Mestalla, una zona habitual de los ultras, que a menudo se divierten decorando las paredes de las facultades con toda clase de simbología fascista y amenazas. Esta vez, las pintadas estuvieron motivadas por el acto que tendría lugar por la tarde en la Facultad de Geografía e Historia, organizado por el sindicato de estudiantes AContracorrent, en el que estaban anunciados los diputados Josep Nuet, de Catalunya en Comú, y Anna Gabriel, de la CUP, y el periodista valenciano David Segarra.

“Tiro a Ana Gabriel”, “Ana Gabriel eres una puta”, “Muerte al traidor”, “Sieg Heil”, “CUP jamás bienvenidos”, “Fuera CUP” y “Viva España”. Todas estas pintadas alrededor del lugar del acto fueron reproducidas por varios medios de comunicación, atentos a la escalada de tensión entre el Estado y los que defienden el derecho a decidir de Cataluña. Todos los medios explicaron que las pintadas contra Gabriel eran la bienvenida que daba la extrema derecha a la charla de por la tarde. Las muestras de solidaridad llegaron de todas partes, algunas más tibias que otras, pero se habló del acto previsto. A priori. De lo que pasó después, del acto en sí, hoy, un día después, ni una palabra. Y no porque no hubiese prensa. Ni porque fuera un fracaso. Todo lo contrario.

Quien conoce un poco Valencia ciudad sabe que las acciones de la extrema derecha contra la izquierda y contra el independentismo son más que habituales, y han disfrutado de una impunidad sospechosa durante décadas desde la Transición. La conocida Batalla de València, que alargó y secuestró la transición valenciana más aún, se conoce poco fuera del País Valenciano, pero es uno de los ejemplos más evidentes de la virulencia y la impunidad de la extrema derecha en España, con la característica casi única de la catalanofobia. Sus víctimas han sido desde intelectuales considerados catalanistas, como partidos políticos, organizaciones, librerías, centros sociales, artistas, individuos e incluso las Universidades. Todos los que forman parte del supuesto plan imperialista catalán encarnado por los “traidores” valencianos que lo son solo por aceptar la unidad de la lengua catalana, esto es, que valencianos, catalanes y baleares hablamos el mismo idioma, un hecho sin ningún tipo de discusión filológica.

Da igual que esto no signifique una defensa de los Países Catalanes (la reivindicación de la unidad política de estos territorios),  ni siquiera la independencia. Reconocer la unidad de la lengua ya te ha convertido en catalanista en Valencia. Y a excepción de quienes señalan, el resto son todos catalanistas manipulados o vendidos al oro catalán. Esta persecución y acoso ha continuado hasta hoy en día, aunque la violencia ha disminuido considerablemente desde hace escasos cinco años hasta ahora. Es importante explicar esto porque sino no entenderemos la importancia y la excepcionalidad del acto de ayer y el silencio mediático al respecto.

Con los antecedentes expuestos, las pintadas provocaron un llamamiento a defender un acto que, lejos de ser un mitin del independentismo, pretendía dar voz a dos posiciones distintas respecto al proceso catalán, enmarcadas dentro del derecho a decidir que defendían ambos oradores, tanto Gabriel como Nuet. El sindicato que organizó el acto, AContracorrent, no es independentista. Está ligado a organizaciones de izquierdas, sí, pero el voto nacionalista en las universidades históricamente se ha dirigido hacia el Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans (SEPC) y el Bloc d’Estudiants Agermanats (BEA).

El hecho de que fuese AContracorrent quien organizó el acto era cuando menos una apuesta por el diálogo y por las ganas de escuchar las diferentes izquierdas que defienden el referéndum catalán. Y es que la Universidad y los estudiantes que la llenan quieren saber, escuchar y aprender. Parece lógico, pero hoy en día puede ser incluso objeto de amenazas y de denuncia, como es este caso. Aun así, a pesar de ello, la sala se llenó una hora antes del acto, y cerca de 200 personas se quedaron sin poder acceder por el aforo limitado. Entre el público había mayoritariamente estudiantes, pero también algunos profesores, diputados valencianos de distintos partidos, activistas sociales y grupos feministas que querían mostrar su apoyo a Anna Gabriel ante las amenazas recibidas.

Por otra parte, numerosas personas habían acudido solo para proteger el acto, sabiendo que no entrarían, pero permaneciendo en las puertas para evitar cualquier intento de agresión o boicot de la extrema derecha, como advertían las pintadas aparecidas por la mañana. Pero allí no vino nadie que no fuese a escuchar respetuosamente la charla. No aparecieron los grupos neonazis que hace 10 años se presentaban en cada acto tachado de catalanista, como lo hicieron reiteradas veces en la Universidad, pero también, incluso, en presentaciones de libros o en un concierto de Raimon en el Teatro Olympia. La charla de ayer se desarrolló con absoluta normalidad, y la sala estaba llena de periodistas que fueron testigos. Hoy, sin embargo, la mayoría de los medios presentes no explica nada de esto.

David Segarra, el periodista valenciano que compartía mesa con los diputados catalanes, trató de explicarlo in situ, consciente de la importancia de lo que se vivió ayer en Valencia: “Hemos derrotado al fascismo”. La sala estalló en aplausos. Entre el público, en segunda fila, estaba el padre de Guillem Agulló, militante independentista y antifascista asesinado en 1993 por un grupo neonazi. La sala gritó “Guillem Agulló, ni olvido ni perdón”, un grito vigente todavía casi 25 años después del crimen, un icono de la memoria colectiva de los valencianos conscientes del sangriento y constante embate de la extrema derecha en el País Valenciano. Efectivamente, si la extrema derecha tenía previsto hacer acto de presencia, no lo hizo, posiblemente al ver la gran cantidad de gente que desde una hora antes se había concentrado en las puertas de la Facultad.

La prensa ha silenciado todo esto, incluso el acto, en un contexto donde cualquier anécdota referida al proceso catalán se repite en todos los medios, más aún cuando es fuera de Cataluña. La noticia de ayer fue, en cambio, el acto que intentó hacer la CUP por la mañana en el centro de Valencia, que no estaba anunciado, por lo que no se convocó más que a la prensa, y que tan solo preveía la presencia de las diputadas Anna Gabriel y Mireia Vehí, acompañadas por representantes de la izquierda independentista de Valencia. Así, la noticia del diario más vendido en Valencia, el Levante-EMV, es “La CUP reduce su acto soberanista en Valencia por la presión policial“, refiriéndose a la lectura del manifiesto de la mañana, que terminó con la identificación de los presentes por parte de la Policía Nacional. Un acto que no fue anunciado ni que esperaba “ampliarse” de ninguna manera. Era un acto simbólico sin convocar a nadie más que la prensa.

El artículo habla también de las pintadas y resume en una frase el evento de la tarde, sin contar que la sala estaba llena y que 200 personas se quedaron en la puerta: “Por la tarde, la diputada Gabriel participó en un acto en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Valencia”. Y ya está. Eso sí, dedica toda una página a la denuncia de un abogado y exlíder de la extrema derecha anticatalanista contra Gabriel, Nuet, AContracorrent y la Universidad por el acto.

El otro periódico más leído en Valencia, Las Provincias, ni siquiera habla del acto de la tarde, y se centra en la lectura del manifiesto de la mañana. “La Policía identifica a Anna Gabriel (CUP) en el acto a favor del referéndum catalán en la Plaza de la Virgen de Valencia celebrado sin autorización“. La información sobre las amenazas de muerte neonazis se diluye en medio de la noticia, que destaca el hecho de no tener permiso para el encuentro simbólico de la mañana.

Tampoco El País hace mención del acto de la tarde más allá de reproducir unas declaraciones de Anna Gabriel captadas por varios medios antes del debate en la Universidad. Con el titular “La CUP organiza actos de apoyo al referéndum en los Países Catalanes“, remarca el acto de la mañana y hace referencia a las pintadas nazis. Nada más. Por otra parte, ni Público, ni La Vanguardia, ni eldiario.es, que habían informado a primera hora de las pintadas nazis, han hecho ninguna referencia al acto.

El ABC, en cambio, sí que hace crónica de la charla, y dedica una noticia entera titulada “Un acto de la CUP en Valencia se reivindica como lucha contra el fascismo“, destacando las palabras anteriormente mencionadas del periodista valenciano David Segarra. La información explica que la sala estaba llena y que casi un centenar de personas se quedó fuera. También El Mundo, bajo el título “La CUP traslada a Valencia su mensaje independentista“, cuenta que “la Facultad de Historia presenta un importante lleno 40 minutos antes de empezar. El ambiente tenso durante toda la jornada con mensajes alertando de posibles altercados acabaron provocando un efecto llamada que colgó el cartel de aforo completo”. El recién estrenado periódico El Salto y el digital catalán Vilaweb también se hacen eco del acto y del simbolismo de haber llenado la sala ante las amenazas. “Acto multitudinario en Valencia sobre el referéndum“, titula VilawebEl Salto, por su parte, titula la noticia “Las amenazas fascistas no impiden los debates sobre el referéndum en València”. También El Temps, ha publicado la crónica “Odio fascista en València contra la CUP”. Ningún otro medio, ni valenciano, ni catalán ni español, explica nada más.

El silencio general en los medios respecto a este evento en Valencia, por la importancia simbólica que tiene, no es inocente. No hubo incidentes, como muchos medios que vinieron esperaban, y como venía siendo habitual desde la Transición. Más aún en el contexto actual, con el foco mediático en el proceso, y con las pintadas nazis que amenazaban a Anna Gabriel. El acto se pudo desarrollar tranquilamente, no pasó absolutamente nada más que un interesantísimo debate y una enorme solidaridad que desbordó todas las previsiones, y que muy posiblemente disuadió a los grupos de extrema derecha de hacer acto de presencia. Esta es, en mi opinión, la verdadera noticia, la sensación que muchos valencianos tuvieron ayer simultáneamente. Quizás se borra el contexto, inocente o conscientemente, porque no se ha sufrido así, o porque se sabe que es una victoria frente a la censura y la coacción del fascismo que hay que minimizar.

Por eso he considerado que debía escribir algo al respecto. Y sobre algo tan sencillo como un debate. En una Universidad, refugio de la razón y del aprendizaje. Donde debía ser. Y más aún si cabe, simbólicamente, se hizo en la sala que lleva el nombre del maestro de Sueca, Joan Fuster. Uno de los personajes más atacados y odiados por la extrema derecha, la misma extrema derecha que ayer trató una vez más de silenciar y atemorizar a los disidentes, y de impedir a los valencianos escuchar, debatir y aprender. Pero no lo consiguieron. Evidentemente, ayer fue una batalla ganada al fascismo.

ENLACE A LA NOTICIA ORIGINAL

¿Cómo dejamos de preocuparnos y comenzamos a amar a la nueva ultraderecha?

Lutz Bachmann, al centro, fundador del movimiento xenofóbico y antiislámico germano Europeos Patrióticos Contra la Islamización de Occidente, Pegida, tiene sus ojos cubiertos como si estuvieran pixelados por los medios al arribo de su juicio por cargos de discurso de odio, el 19 de abril de 2016, en Dresden, al este de Alemania. Robert Michael/Agence France-Presse – Getty Images

VALENCIA, España — En mayo media Europa contenía la respiración ante la segunda vuelta de las elecciones francesas, temiendo una posible victoria de la ultraderechista Marine Le Pen. Aunque venció Emmanuel Macron, más de diez millones de franceses votaron por el Frente Nacional, que obtuvo los mejores resultados de su partido desde su fundación. Resulta atrevido afirmar que se venció a la ultraderecha. Los partidos de esta ideología han conseguido disputar presidencias y ocupar numerosos escaños en la mayoría de países europeos.

Las razones de este giro hacia el populismo xenófobo son ampliamente debatidas y analizadas, pero pocas veces se presta atención a quienes desde abajo vienen armando todo lo imprescindible para que todo esto sea posible.

Mientras la crisis económica continúa, las nuevas ultraderechas usan lo que denominan el “sentido común” para justificar sus soluciones simples a problemas complejos. Conectan con aquellos que se sienten abandonados por las instituciones y amenazados por la globalización.

La crisis económica y la torpeza de las izquierdas y las derechas históricas, que a menudo han legitimado los postulados del Frente Nacional introduciéndolos en la agenda política, no ha hecho más que allanar el terreno para que vuelvan estos discursos del miedo. Ellos son ahora los que se llaman antisistema.

La extrema derecha entendió que ni las referencias nostálgicas a regímenes pasados ni determinadas estéticas resultaban ya rentables. Era necesaria una renovación de la imagen y de la retórica, y aquello que ya sugirió la Nouvelle Droite francesa en los años setenta, está dando hoy sus frutos. Esto es, arrebatarle la hegemonía a la izquierda, ganar la batalla cultural primero para asaltar la política después. Aquella ultraderecha leyó a Antonio Gramsci y trató de aplicarlo para su causa. Aunque ha tomado décadas y ha habido otros factores, hay mucho más que partidos y líderes mediáticos detrás de todos estos éxitos.

Los activistas del fascismo del siglo XXI se llaman Identitarios y rechazan ser catalogados como extrema derecha. Sus símbolos han sido renovados: no llevan esvásticas ni cabezas rapadas. Rechazan igualmente el comunismo y el capitalismo, el eje izquierda-derecha, y se hacen llamar social-patriotas. Afirman que adoran más que nadie la rica diversidad étnica y cultural del mundo. Reivindican el etnopluralismo, esto es, no considerar ninguna raza o cultura superior a otra, sino apreciar la diversidad y tratar de conservarla evitando que se mezclen, es decir, evitando la inmigración, el multiculturalismo y el mestizaje. Los identitarios italianos incluso han realizado viajes a zonas de conflicto para entregar ayuda humanitaria. Porque si en sus países están bien, no vendrán a buscar fortuna a los nuestros.

Fue la organización Casa Pound (en honor al poeta norteamericano Ezra Pound) en Italia en 2002 la que empezó a ocupar edificios abandonados para dar cobijo y alimentos a familias italianas desfavorecidas, acusando al Estado de preocuparse más por los inmigrantes que por los nacionales. Le siguió el partido neonazi griego Amanecer Dorado, repartiendo comida a familias griegas cuando la crisis estaba en su peor momento y ahogaba al país en la miseria.

En Francia, la organización Generación Identitaria lanzó meses atrás la campaña de microfinanciación colectiva Defend Europe para fletar un barco que impida a las ONG rescatar refugiados en el Mediterráneo. Han conseguido recaudar más de 80.000 euros para su nave de unos 40 metros, el C-Star, que ya navega y atracará en varios puertos europeos para recoger más activistas que se quieran unir a la hazaña. Quieren rescatar a los inmigrantes, pero para llevarlos de vuelta a las costas africanas desde donde zarparon.

La propaganda de este grupo neofascista ha llegado hasta Canadá y Estados Unidos: la periodista y activista ultraderechista canadiense Lauren Southern se embarcó con los identitarios franceses en la misión contra el Aquarius en Sicilia. También Steve Bannon entrevistó hace poco al líder de esta organización y en 2015 Richard Spencer y su Instituto de Política Nacional organizaron un concurso de ensayos “Why I’m An Identitarian”.

Aunque públicamente no pidan votar por Marine Le Pen, sus acciones han ayudado sin ninguna duda a reforzar el mensaje del miedo que ha capitalizado el Frente Nacional. Sobre todo entre la juventud.

Piden prácticamente lo mismo: acabar con la inmigración y desterrar al islam de Occidente. Salir de la Unión Europea y de cualquier organismo supranacional que imponga leyes que puedan ser contrarias a los intereses nacionales. Y acabar con la clase política que ha dirigido el país durante décadas vendiéndolo al mejor postor y desvirtuando su identidad acogiendo a miles de extranjeros inadaptables.

En España, sin embargo, no existe un partido ultraderechista capaz siquiera de conseguir un solo escaño en el parlamento, pero las ideas que defienden estos partidos existen igual que en otros países. Los partidos de extrema derecha españoles llevan años divididos y enfrentados, incapaces de superar sus diferencias y de elaborar un discurso atractivo para el votante.

Y el paisaje político español es relativamente diferente al de sus vecinos. Desde los años ochenta, el Partido Popular ha sido capaz de recoger el voto desde el centro hasta la derecha radical. La resaca de la dictadura franquista persiste y la ultraderecha no ha sabido desligarse del todo de este pasado poco atractivo para las nuevas generaciones. La crisis económica pudo ser una oportunidad para articular un nuevo movimiento populista ultraderechista, pero el descontento fue capitalizado entonces por movimientos populares como el de los Indignados, y poco después por el partido Podemos. Ambos impusieron su propio marco de referencia sin alusiones xenófobas, demostrando que se podía canalizar la indignación popular sin azuzar el odio al extranjero.

Es, sin embargo, el Hogar Social Madrid el que abandera el movimiento identitario en España y que ha recibido una enorme y amable atención por parte de los medios de comunicación. Bajo las siglas de HSM se han ocupado ya seis edificios abandonados en la capital de España, donde se alojan familias españolas sin recursos y donde se entregan alimentos.

En prácticamente todos los países, las llamadas fake news (noticias falsas) –muchas de indudable intencionalidad xenófoba– han dado un formidable impulso a las ideas de la nueva ultraderecha, que se expanden sin control a través de las redes sociales y a una amplia red de medios. Y es que la gran victoria de la ultraderecha es haberse convertido en una opción democrática más mientras el proyecto europeo se desintegra y Occidente pierde poco a poco su hegemonía en un mundo cada vez más multipolar.

El peligro que entrañan los nuevos grupos identitarios, más allá de su discurso de odio, es que se obvia su matriz neonazi y se acepta su aparente pátina democrática. Sobre todo cuando los índices de violencia ultraderechista aumentan en Europa a un ritmo alarmante. Solo en 2016, Alemania registró 3500 ataques contra refugiados.

Normalizar sus discursos es renunciar a la propia democracia, a los valores y a los derechos que aseguran la convivencia. El terrorismo yihadista y la islamofobia se retroalimentan, como las sociedades cada vez más cerradas en sí mismas alimentan el desconocimiento y las sospechas entre sus ciudadanos. Menospreciar este nuevo fascismo ahora nos pasará factura a largo plazo.

Los ciudadanos debemos exigir más que simples consignas a corto plazo en vez de delegar en los políticos toda responsabilidad. Recordar que somos sujetos activos y recuperar el activismo social y cultural para evitar que la nueva contracultura y lo alternativo sea hoy ser nacionalista y xenófobo. Debemos también reocupar los espacios que poco a poco se fueron abandonando y que hoy son coto de los ultraderechistas. Neutralizar los discursos del odio con datos que los desmonten y campañas que los empequeñezcan.

Y es responsabilidad de todos advertir sobre estas brechas por donde se cuelan estos mensajes y volverlas a sellar como debimos haber hecho hace 70 años. De lo contrario, solo hace falta echar la vista atrás para ver cómo el discurso de odio es tan solo el principio de algo mucho peor.

ENLACE A LA NOTICIA ORIGINIAL

 

Qüestió d’imatge

http://www.larioja.com/RC/201211/21/Media/M1-1811175611--390x180.JPG

(Publicat a Full Quatre el 13 d’abril de 2012) Miquel Ramos.

El passat mes de febrer, un llaurador de Riba-Roja de 56 anys que s’havia quedat en l’atur es va llevar la vida immolant-se al seu garaig. La notícia ocupava poc espai a la secció de successos dels principals periòdics, no com el cas de Dimitris, el pensionista grec que es disparà a les portes del Parlament i culpà el Govern de la seua ruïna i de la del país sencer. Les protestes d’aquell dia a Atenes si que van eixir als mitjans. Riba-Roja està ací mateix, però ningú es va manifestar per la mort del llaurador, de qui ni tan sols sabem el nom.

Durant la darrera Vaga General a Barcelona, l’Angelo perdia un ull per l’impacte d’una bala de goma disparada pels Mossos d’Esquadra. Era la cinquena persona que patia aquesta lesió en 4 anys a Catalunya per aquest motiu. Poques setmanes abans, Mohamed era detingut a Guadalajara per no tenir papers. Va eixir de comissaria per ingressar a l’hospital en estat de coma. Va despertar, però amb una tetraplègia.

A Mohamed no l’hem vist a la televisió. Segons la policia, es va autolesionar per evitar la seua expulsió. Ell assegura que fou apallisat brutalment dins de comissaria. L’Angelo només apareix en alguns mitjans catalans. En canvi, les imatges dels contenidors cremats durant la vaga a Barcelona, o d’una pila de papers encessos ardent a les portes de la Borsa de Barcelona van ocupar els primers segons de tots els telediaris i les portades de la premsa internacional.

140113-protestas

Alguna cosa no va bé quan un contenidor preocupa i ocupa més als mitjans que una persona. Aquesta defenestrada aldea global, cada vegada més ferida de mort pels qui no responen a cap altra llei que la del mercat, te des de fa temps, greus símptomes que apunten a una terrible patologia que tertulians de grans mitjans s’empenyen en tractar com si fos passatgera, sense plantejar-se que hi ha alternatives a aquest model econòmic i polític embotit d’analgèsics i drogues vàries per fer-lo funcionar des dels seus inicis.

Sembla doncs que no hi ha alternativa. Hem d’acceptar les retallades i a més no hem de protestar massa alt, no siga que donem una mala imatge i el món es pense que a l’Estat espanyol regna el caos i sigam intervinguts com ho ha sigut ja Grècia. Qüestió d’imatge, bàsicament. Mentre, els mitjans ens mostren Grècia, Itàlia, Espanya… tots embarcats en una pastera a la deriva que necessita desfer-se d’alguna cosa per no enfonsar-se. Llencen les medicines i els llibres, però guarden les joies, les corones i les armes. I poca cosa sabem de com naveguen altres naus que fa temps que canviaren el casc i que decidiren no deixar-se emportar pel vent d’Occident i prendre el timó remant ells mateixos.

És l’Amèrica Llatina i Islàndia, dels qui no sabem gaire res més que com són de pintorescos els seus líders i les seues lleis. El recent anunci del Ministre de l’Interior d’endurir encara més el Codi Penal de cara a futures protestes és tot un avís pel què està per vindre. Les consecutives mesures d’estalvi que està portant a terme el Govern, raquititzant els serveis públics per rebre la benedicció dels mercats, penetraran amb la vaselina legislativa corresponent que penalitza qualsevol dissidència pública.

La restricció de llibertats per motius de seguretat i d’ordre públic és un perillós senyal de la deriva que està prenent la tísica democràcia sotmesa al neoliberalisme, on la la voluntat popular acaba on comencen les ordres d’òrgans tan poc democràtics com l’FMI, el Banc Mundial i els mercats. I perquè aquesta maquinària funcione, hi calen moltes complicitats, en forma de silenci, resignació o dogma. Cal, per exemple, que mitjans com El Periódico mostre en portada el dia següent d’aquest terrible anunci la foto de dos llangardaixos copul·lant i relegue a un segón plànol la nova mesura repressiva que vindrà, anunciada el mateix dia que fornicaven els animalets.

És un gran exemple d’allò que immortalitzà Giuseppe Tomasi a El Gatopardo: canviar-ho tot perquè res canvie. I en això estem. Menys serveis públics i més control social, i tot tornarà a ser com abans. Els discursos de la majoria dels polítics no van més enllà de l’esforç necessari i el cal apanyar això, sense posar en dubte que el sistema, ben retractat al documental The Corporation (2003)a través d’un anàlisi psicològic de les multinacionals, és totalment psicòpata: no coneix l’empatia; menteix en benefici propi; no te cap sentiment de culpa i no acata normes socials ni límits legals.

I perquè tot continue igual, cal que els periodistes seguisquen prestant atenció als contenidors, als llangardaixos que copul·len i a les declaracions dels futbolistes. No siga que se’ns ocurrisca pensar més del compte i recordar el llaurador valencià, l’Angelo o en Mohamed.

Equador, Wikileaks i la rabieta colonialista

(Versión en castellano más abajo)

Dies després de tornar de l’Equador, on lamentablement només vaig poder estar sis dies, arribava la notícia de la decisió del periodista australià Julian Assange, fundador de Wikileaks, de refugiar a l’ambaixada equatoriana a Londres per evitar ser extradit a Suècia, i d’allà als Estats Units, principal víctima de la veritat que Wikileaks ha tret a la llum amb desenes de milers de cables diplomàtics i d’informacions classificades que deixen en evidència l’arrogant actitud nord-americana cap a la resta del món, i la constant vulneració dels drets humans que comet aquesta poderosa potència mundial amb el vistiplau i la complicitat de gran nombre d’estats occidentals.

Cap periodista hauria de posar en dubte el valor informatiu de les informacions publicades per Wikileaks. La tasca del periodista consisteix bàsicament en això, a investigar i fer públiques informacions que ajuden els ciutadans a entendre el món, a conèixer el que passa al seu voltant, i sobretot, i en aquest cas, a explicar el que un govern fa al seu nom i amb els seus diners, més encara quan el govern ho oculta o menteix.

És per això que la ja habitual ignominiosa política exterior nord-americana, tot i haver-se denunciat milers de vegades durant dècades per la seva connivència amb dictadures feixistes, cops d’estat, assassinats massius, tortures, conspiracions diverses, experiments amb éssers humans i barrabassades diverses, no mereix compassió ni pudor periodístic a l’hora de publicar els secrets dels seus clavegueres. Tot el contrari, el que realment és vergonyós és que mai hagi pagat, ni tan sols demanat disculpes per tot el que ha fet.

I no parlo del poble nord-americà i de la resta de ciutadans dels països servils, víctimes també dels seus governants, sinó dels responsables d’aquesta enginyeria política, interior i exterior, que posa en risc cada dia i en cada racó del planeta la democràcia, els drets humans i la convivència pacífica entre pobles.

 Amb els recents antecedents de l’agressió contra l’Iraq, un país desfet per una guerra impulsada per l’administració Bush i patrocinada per les empreses lligades als seus mantenidors, motius no ens falten per posar en dubte tota versió oficial.

El brillant periodista australià John Pilger, premiat en internacionalment en nombroses ocasions i autor de genials reportatges de guerra i documentals sobre política internacional, ens va regalar un valuós documental sobre el paper de la premsa en la guerra. Un gran treball on entrevista periodistes occidentals que no van dubtar en cap moment de la versió oficial sobre les raons d’atacar l’Iraq i l’Afganistan.

590 J P La guerra que usted no ve 1d2 per asambleademajaras_com
590 J P La guerra que usted no ve 1d2 per asambleademajaras_com

Un dels casos descoberts per Wikileaks que impliquen l’anterior govern espanyol de Zapatero va ser la connivència de l’executiu del PSOE amb l’ambaixada nord-americana per forçar la Fiscalia arxiva el cas del càmera José Couso, assassinat per soldats dels Estats Units a Bagdad.

El diari El País, que va ser un dels primers mitjans que va accedir als cables de Wikileaks, publicava abundant informació sobre el cas, on es descobria la complicitat de ministres i fiscals espanyols que van tractar d’evitar els processos pel cas Couso i per les tortures a Guantánamo, també denunciades a l’Audiència Nacional. Aquí podeu trobar el recull d’aquestes informacions:

EE.UU. presionó a España para frenar causas judiciales como el ‘caso Couso’ o Guantánamo

Assange per tant, no és cap heroi, sinó un periodista de veritat, activista si voleu també, doncs un professional de la informació que busca evitar que la mentida es convertisca en la versió única i oficial i que les violacions de drets humans queden impunes, és per a mi un bon periodista. Aquell que no es deixa intimidar, en aquest cas, pel govern més poderós del planeta i els seus aliats. Precisament va ser el Regne Unit qui anys enrere va acollir el dictador i genocida xilè Augusto Pinochet, bon amic de l’ex presidenta Margaret Tatcher, i que va ser protegit pel govern anglès per evitar que fos extradit.

Evidentment, no tots els periodistes pensen igual. La criminalització d’Assange comença a ser ja habitual en els mitjans occidentals, més encara quan està sent protegit per una república llatinoamericana amb un govern d’esquerres com Equador. Així, ara hi ha dos blancs on apuntar: l’agosarat periodista i l’insubmís govern d’un país que no vol ser mai més colònia.

Un dels principals arguments per defenestrar al govern equatorià és la suposada falta de llibertat d’expressió. De nou, el reiterat mite de la llibertat de premsa als països d’Amèrica Llatina governats per les esquerres, on la gran majoria de mitjans són privats, en mans de grans empreses amb interessos diversos més enllà de la informació, i en el cas de Equador, representen prop del 86%.

El que no expliquen els que acusen Equador de restringir la llibertat d’expressió és el cas concret pel qual s’erigeix ​​aquesta falsa acusació: la denúncia per injúries i calúmnies del president Rafael Correa contra El Universo, un dels diaris més poderosos del país, contrari al govern i propietat de grans grups empresarials i financers gens favorables a les polítiques progressistes del govern.

El diari acusava Corretja de greus delictes sense provar, un fet que en qualsevol país democràtic també estan sancionats. Sembla que a Amèrica Llatina la llibertat de premsa passa, segons alguns, per deixar impunes delictes que ací serien perseguits.

Julian Assange va entrevistar al president equatorià Rafael Correa mesos enrere per la cadena de televisió Russia Today, on va respondre diverses qüestions relacionades amb la política exterior nord-americana i altres aspectes de la política interior equatoriana:
Assange y Correa, la esperada entrevista en RT – RT.

També la popular periodista de TVE actualment apartada pel nou govern del PP, Ana Pastor, va tenir ocasió el passat mes de març d’entrevistar Correa. Durant la conversa, el president de l’Equador planteja importants qüestions sobre els mitjans de comunicació i la llibertat de premsa:

El cas pel qual acusen Correa d’atacar la llibertat d’expressió va ser el següent: Emilio Palacio, cap d’edició de la secció d’opinió del diari El Universo, va acusar en un article Rafael Correa d’haver ordenat les forces especials disparar a discreció contra els policies amotinats a l’Hospital de la Policia de Quito, on aquests retenien el President contra la seua voluntat el 30 de setembre de 2010. Entre els morts i els ferits hi va haver militars que tractaven de rescatar Correa i dos manifestants partidaris del president.

Diversos vídeos demostren com els trets ja van començar hores abans del rescat, efectuats per la policia rebel que havia segrestat al president, contra els manifestants que s’acostaven per condemnar el segrest del mandatari. Palau va acusar Correa de delictes de lesa humanitat per aquesta suposada ordre de disparar sense aportar cap prova, reiterant fins i tot un any després davant mitjans internacionals.

Finalment, Correa va ser rescatat per les Forces Especials, però el seu cotxe, així com la seua habitació de l’hospital on va ser reclòs, van ser tirotejats pels agents amotinats. Els mitjans de comunicació de l’oposició, que són la gran majoria, justificaven l’intent del cop d’estat i reproduïen la versió d’Emilio Palacio. Tres responsables dels policies amotinats serien jutjats pels incidents, però el tribunal va acabar absolent els mateixos. El documental ‘Ecuador: Una Conspiración Permanente’, de la cadena llatinoamericana TeleSur, explica detalladament la història. Ací us deixe el tràiler:

Reportajes teleSUR : “Ecuador, conspiración…per TVideoBlog

La justícia equatoriana, igual que va absoldre els responsables policials del cop, condemnaria més endavant Emilio Palacio per injúries i calúmnies. Tot i això, el president Correa va decidir perdonar l’ofensa i renunciar a la indemnització que hauria de rebre segons el tribunal, argumentant que només volia deixar en evidència les males pràctiques periodístiques dels que l’acusaven de greus delictes sense aportar proves.

Llavors Palau va marxar a viure a Miami, des d’on segueix la seva campanya difamatòria contra el govern.La fundació CEPS escriure un informe sobre això molt interessant: Informe El caso “El Universo” (Fundación CEPS).

Un cas semblant es va donar durant l’intent de cop d’estat contra Hugo Chávez a Veneçuela el 2004, particularment al voltant dels successos de Puente Llaguno, on antichavistes van disparar els partidaris del president que es manifestaven contra el assonada. El cas va ser presentat per contra, com si els chavistes haguessen disparat els opositors.

El documental ‘Puente Llaguno: claves de una masacre‘ desmunta la versió que els mitjans contraris al president veneçolà, també a casa nostra, van difondre.

Un altre detall que la premsa occidental òbvia esmentar respecte a la llibertat d’expressió a l’Equador és el panorama mediàtic del país quan es refereixen a la nova Llei de Comunicació que es prepara. El periodista Miguel Ángel Bastenier escriure sobre aquest tema el 22 d’agost al diari EL PAÍS

“… una ley de Comunicación, coronada por un ente regulador y un reparto de Frecuencias que romperían en favor del gobernante lo precario equilibrio que Aún se mantiene Porque el presidente le faltan los escaños necesarios para aprobarla en el Senado.

Miguel Ángel Bastenier – EL PAÍS

Però, quin és el repartiment que planteja la nova llei? 34% per mitjans comunitaris, 33% per mitjans públics i 33% per mitjans privats. I quin és el repartiment actual, segons un informe de la UNESCO de març de 2011, i amb un ‘precari equilibri’ segons el periodista del grup PRISA? 83% propietat privada, 17% propietat pública, 0% propietat comunitària. 4 de cada 5 emissores en mans privades de l’oposició és un precari equilibri favorable al govern?

Quan es va produir l’intent de cop d’estat a Equador feia tan sols un any que havia triomfat una operació similar a Hondures contra Manuel Zelaya, un altre president d’esquerres que plantejava un gir en la política contrari als interessos de l’oligarquia que dominava el país des de feia dècades. En aquest cas, el paper dels mitjans de comunicació és digne d’anàlisi, tal com demostra aquest documental ‘Éramos invisibles‘:

Éramos Invisibles per Guarataro 

Des de llavors, nombrosos activistes de drets humans i afins a Zelaya estan desapareguts o han estat assassinats. Hondures té ja el trist rècord de periodistes assassinats des del cop d’estat.

Una de les característiques de la premsa occidental, i també dels mitjans de dretes llatinoamericans és presentar els esdeveniments sense contextualització, obviant la història recent d’Amèrica Llatina, castigada per 500 anys de colonialisme i que ha patit el terror de les dictadures patrocinades per Occident i per les oligarquies nacionals.

Els recursos d’Amèrica Llatina continuen sent un immens valor que corre perill si els nous governs d’esquerra decideixen utilitzar per al seu propi poble en comptes de malvendre’ls a les oligarquies i les multinacionals occidentals. Algú dubte que aquests faran tot el possible per mantenir els seus privilegis i desfer-se dels governs progressistes contraris als seus interessos?

Si amb el temps hem descobert que a l’Iraq no hi havia armes de destrucció massiva i que les proves van ser falsejades, perquè posem en dubte que puguin estar utilitzant tota la maquinària de guerra (mediàtica, cultural i política) contra els nous governs d’esquerres d’Amèrica?

Diversos personatges públics nord-americans, però, s’esforcen a mostrar una constant disconformitat amb les polítiques que en nom del seu poble executen els successius governs de la poderosa potència. Fa poc, l’actor Sean Penn s’unia setmanes enrere en la caravana electoral d’Hugo Chávez per mostrar el seu suport, com ja va fer el mític actor de la saga ‘Arma LetalDanny Glober, destacat activista pels drets humans i contra la guerra de Iraq.

Però també el brillant director Oliver Stone, que ja ens va alertar sobre el paper dels serveis secrets dels Estats Units a les dictadures llatinoamericanes al film ‘Salvador’ (1986), va voler donar veu als governs d’esquerres llatinoamericans, demonitzats sense pietat per els mitjans occidentals. Així que va decidir entrevistar tots aquells presidents maleïts i recollir els seus testimonis en un excel · lent documental titulat ‘Al Sur de la Frontera‘ (2010):

Les contradiccions d’un estat que pretén ser el far dels drets i llibertats també són qüestionades constantment per un altre gran documentalista nord-americà, el polèmic Michael Moore, que va deixar en evidència el seu govern tant en el cas de l’11 de setembre amb el documental ‘Fahrenheit 9/11 ‘(2004) com amb l’imprescindible’ Sicko ‘(2007), que mostrava les vergonyes del sistema sanitari del seu país, posant el dit a la nafra comparant amb l’enorme despesa militar del govern nord-americà i amb la sanitat gratuïta que es ofereix a Cuba:

Tornant però el cas que ens ocupa, Wikileaks i Equador, ens trobem amb altres informacions curioses: segons diversos mitjans, Anna Ardines, una de les dues dones que acusa Assange de practicar sexe sense preservatiu (considerat una agressió sexual a Suècia, tot i que hagi consentiment), ha estat vinculada des de fa anys amb la dissidència cubana i amb organitzacions properes als serveis secrets dels Estats Units.

El diari Público, en la seua notícia titulada ‘Españoles, Suecos y mexicanos van a Cuba a financiar a la disidencia‘, recollia les declaracions de l’opositor cubà Manuel Cuesta Muroa, que reconeixia la participació d’Anna Ardin en activitats desestabilitzadores a l’illa: Assange Accuser Worked with US-Funded, CIA-Tied Anti-Castro Group

D’altra banda, el diari anglès The Mail On Sunday mostrava fa escassos dies una fotografia de Julian Assange costat d’una de les dues dones que l’acusen d’agressió sexual, l’endemà passat del presumpte abús, somrient al seu costat. A la foto apareixen també el fundador del Partit Pirata suec, Rickard Falkvinge, i la seua companya Anna Troberg, que defensen la innocència d’Assange en aquest cas.

Supuesta víctima de Assange sonríe con él en foto‎ después del presunto delito

Amb tot això, el guió d’aquest thriller algun dia serà portat a la gran pantalla. I caldrà analitzar com, tot i la importància de les informacions revelades per Wikileaks, l’atenció mediàtica ha acabat derivant en assumptes accessoris com la política equatoriana, els embolics sexuals d’Assange, o la suposada seguretat compromesa amb la publicació dels draps bruts dels serveis secrets, deixant de banda el que realment hauria d’escandalitzar més que una altra cosa l’opinió pública: la guerra bruta de la CIA, els serveis secrets nord-americans i occidentals contra les llibertats i els drets humans a tot el món.

Així, la deriva del cas ens ha servit per parlar d’aquest nou actor internacional cada vegada més unit i menys subordinat que és Amèrica Llatina, que amb totes les seues contradiccions i reptes que té encara per davant, mereix mostrar-se al món sense la pàtina colonialista que l’ha cobert fins ara.

*Rescate un article que vaig publicar el passat mes de maig sobre els avanços socials a l’America Latina:

La lliçó llatinoamericana

Escrit per  Miquel Ramos  per a Full Quatre divendres, 04 maig 2012 

Sólo un golpe de Estado ha conseguido echar a Hugo Chávez del poder en Venezuela. La situación había alcanzado tal grado de deterioro que este caudillo errático ha recibido un empujón. El ejército, espoleado por la calle, ha puesto fin al sueño de una retórica revolución bolivariana encabezada por un ex golpista que ganó legítimamente las elecciones para, convertirse desde el poder en un autócrata peligroso para su país y el resto del mundo“.

No és la sinopsi de cap thriller polític, ni cap auguri d’un vident. És el principi de l’editorial d’El País del 13 d’abril de 2002, titulat Golpe a un Caudillo, quan el president Hugo Chávez fou segrestat per militars colpistes que col·locaren al capdavant del govern al president de la patronal veneçolana, Pedro Carmona.

Feia temps que l’oligarquia veneçolana tractava de fer trontollar el govern bolivarià, promovent vagues (si, la patronal convocant vaga…) i incitant a la revolta a través de la majoria dels mitjans de comunicació del país, privats i en mans de l’oposició. La revolta fou encapçalada per la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (FEDECAMARAS), la cúpula del’Esglèsia Catòlica, la Universidad Católica i la Confederación de Trabajadores de Venezuela, un sindicat antichavista finançat per la National Endowment for Democracy, fundació nord-americana de l’era Reagan, que segons el New York Times, es creà per fer públicament allò que la CIA no podia fer, és a dir, finançar tots aquells grups de l’Amèrica Llatina servils a les polítiques dels EUA.

Finalment, militars fidels a la democràcia i desenes de milers de persones vingudes des de lesbarriades pobres de Caracas, com han recreat els rapers Area23 de la barriada del 23 de Enero en aquest magnífic videoclip, aconseguiren fer recular els colpistes i retornar l’ordre democràtic al país, malgrat els intents posteriors de manipular els esdeveniments per part de la premsa nacional i internacional contrària al govern bolivarià, i que culpà els chavistes de disparar a manifestants opositors, una versió ja desmuntada, entre d’altres, al documental Puente Llaguno, claves de una masacre.

El paper dels mitjans, fonamental per promoure i justificar el colp, fou magistralment analitzat per la Red Nacional de Investigadores de la Comunicación en aquest informe de 2005 titulat El rol de los medios en el golpe de estado en Venezuela (Argentina, 2005).

Ara fa ja 10 anys d’aquell colp d’estat aplaudit per mitjans suposadament ‘progressistes’ com El País, una versió (i emoció) què no s’allunyava gens de la què mostraven Bush i Aznar. I curiosament, 10 anys després, ens trobem amb un panorama que deixa en evidència la fallida d’Occident front al creixement imparable de l’Amèrica Llatina en tots els sentits, malgrat que llavors El País afirmava que “el régimen chavista ha sido tan desastroso que ni siquiera ha sabido gestionar con eficacia esta riqueza nacional“.

Aquesta suposada ineficàcia ha portat a què, hui dia, mentre a l’Estat espanyol rebem cada divendres la notícia d’una nova mesura d’estalvi per part del Govern que retalla cada vegada més els serveis i les llibertats públiques, a Veneçuela s’anuncià fa pocs dies la reducció de la jornada laboral a 40 hores setmanals, es decretà el doble d’indemnització pels treballadors acomiadats sense justificació, i la inamovibilitat laboral de dos anys pels pares i permís pre i post natal de sis i vint setmanes pel pare i la mare, tot un seguit de reformes de la nova Llei Orgànica del Treball.

També sembla ‘catastròfica’ la situació a Bolívia, que ha augmentat el salari mínim un 127% en 7 anys, i ha reduït l’edat de jubilació dels 65 als 58 anys, deixant-la en 56 pels miners. I poc es coneix de les conquestes en drets dels pobles indígenes i en la lluita contra el racisme, una xacra classista que retracten molt bé els documentals Guerreros del Arco Iris (Humana – La Taguara, 2007) i el més recent Bolívia en pie (Unai Aranzadi, 2009), o la pel·lícula También la lluvia (Icíar Bollaín, 2010).

Primer Argentina amb YPF i ara Bolívia amb REE, i de nou El País donant lliçons a l’editorial: Morales y su Gobierno han actuado al margen de las reglas que ordenan el respeto a la propiedad y el ordenamiento jurídico internacional. Com si el grup PRISA no tingués cap altre interès que el respecte a les normes (com demostrà en l’editorial favorable al colp d’estat a Veneçuela en 2002) i no hi hagués en joc cap interés comercial. Seria molt innocent creure que PRISA, amb interessos ben lligats amb altres grups econòmics espanyols com Repsol, Iberdrola o el BBVA, no tingués en compte allò que diu davant les recents polítiques de nacionalització.

El periodista valencià Pascual Serrano ja parlava en 2009 dels interessos d’aquest grup mediàtic en un article sobre els mitjans de comunicació a Bolívia. Només cal lligar caps. No és d’estranyar doncs que als successius colps d’estat a Hondures i Equador (aquest últim fallit) contra els seus presidents d’esquerres, El País utilitzés eufemismes com “detención del presidente” en el cas hondureny o “rebelión policial” sobre Equador.

La selecció de notícies de la premsa espanyola sobre l’Amèrica Llatina és força significativa. Mentre hi trobem abundants referències a suposades crisis i tics autoritaris als països governats per les esquerres, titllats despectivament de ‘populistes’, és difícil trobar detalls sobre els recents assassinats de dirigents camperols o polítics d’esquerres a Colòmbia, un país on es produeixen el 60% dels assassinats de sindicalistes de tot el món, i on la connivència del govern amb els paramilitars d’extrema dreta i la vergonyosa impunitat dels seus crims ha sigut denunciada en nombroses ocasions per organitzacions de drets humans i periodistes, com Juan José Lozano i Hollman Morrisde al documental Impunity.

Tampoc trobem massa referències a Hondures, on una vegada consumat el colp contra Zelaya i imposat el nou govern simpàtic per Washington de Porfirio Lobo (2010), han sigut assassinats quasi una vintena de periodistes. Imagineu que això hagués passat a Veneçuela. Clar, allà diuen que no hi ha llibertat d’expressió i que Chávez ho controla tot, una mentida desmuntada, entre altres, pel catedràtic de Ciències Polítiques de la Universitat Pompeu Fabra, Vicenç Navarro en un article a Público, on afirma que allà hi ha més pluralitat als mitjans que a l’Estat espanyol. En realitat, només cal anar allà i engegar la televisió per comprovar com els nombrosos canals privats són la majoria el doble d’agressius que Intereconomía.

Lamentablement, la imatge que els governs d’esquerres d’Amèrica tenen a l’Estat continua sent la que els principals mitjans volen transmetre. Massa gent va aplaudir al rei espanyol quan va treure la seua vena colonial contra Chávez amb el famós ‘¿porqué no te callas?‘, però poca gent sap el que va passar minuts abans, quan el president de Nicaragua, Daniel Ortega, li treia els colors al monarca, a Moratinos i a Zapatero. Però no deixa de ser significatiu que un vestigi feudal del vell continent, designat per un dictador feixista, mane callar el president d’una antiga colònia elegit democràticament. I fruit d’aquesta mentalitat colonial, el posterior aplaudiment de la massa patriòtica, perquè el blanc va fer callar l’agosarat indígena.

Els mitjans i els periodistes podem ser el millor i el pitjor aliat del poder. Ahir, Dia Mundial de la Llibertat de Premsa, molts ens preguntàvem si el periodisme continua sent una eina al servei de la societat, o més bé al servei de les societats que el posseeixen. I no trobe millor manera d’homenatjar la professió què recomanant l’entrevista de Karlos Zurutza al periodista basc Unai Aranzadi, on va deixar gravada una gran frase per a la història, i que podria aplicar-se a la majoria dels grups de comunicació que hui dia controlen el 90% de les informacions que consumim: hi ha més veritats en un disc de Calle13 que en tot el grupo PRISA.


Ecuador, Wikileaks y la rabieta colonialista

(Versión original en catalán más arriba)

Días después de regresar de Ecuador, donde lamentablemente sólo pude estar seis días, llegaba la noticia de la decisión del periodista australiano Julian Assange, fundador de Wikileaks, de refugiarse en la embajada ecuatoriana en Londres para evitar ser extraditado a Suecia , y de allí a los Estados Unidos, la principal víctima de la verdad que Wikileaks ha sacado a la luz con decenas de miles de cables diplomáticos y de informaciones clasificadas que dejan en evidencia la arrogante actitud norteamericana hacia el resto del mundo , y la constante vulneración de los derechos humanos que comete esta poderosa potencia mundial con el visto bueno y la complicidad de gran número de estados occidentales.

Ningún periodista debería poner en duda el valor informativo de las informaciones publicadas por Wikileaks. La tarea del periodista consiste básicamente en eso, en investigar y hacer públicas informaciones que ayuden a los ciudadanos a entender el mundo, a conocer lo que ocurre a su alrededor, y sobre todo, y en este caso, a explicar lo que un gobierno hace en el su nombre y con su dinero, más aún cuando el gobierno lo oculta o miente.

Es por ello que la ya habitual ignominiosa política exterior norteamericana, a pesar de haberse denunciado miles de veces durante décadas por su connivencia con dictaduras fascistas, golpes de estado, asesinatos masivos, torturas, conspiraciones varias, experimentos con seres humanos y barrabasadas diversas, no merece compasión ni pudor periodístico a la hora de publicar los secretos de sus alcantarillas.

Todo lo contrario, lo que realmente es vergonzoso es que nunca haya pagado, ni siquiera pedido disculpas por todo lo que ha hecho. Y no hablo del pueblo estadounidense y del resto de ciudadanos de los países serviles, víctimas también de sus gobernantes, sino de los responsables de esta ingeniería política, interior y exterior, que pone en riesgo cada día y en cada rincón del planeta la democracia, los derechos humanos y la convivencia pacífica entre pueblos.

Con los recientes antecedentes de la agresión contra Irak, un país deshecho por una guerra impulsada por la administración Bush y patrocinada por las empresas ligadas a sus mantenedores, motivos no nos faltan por poner en duda toda versión oficial.

El brillante periodista australiano Joh Pilger, premiado en internacionalmente en numerosas ocasiones y autor de geniales reportajes de guerra y documentales sobre política internacional, nos regaló un valioso documental sobre el papel de la prensa en la guerra. Un gran trabajo donde entrevista periodistas occidentales que no dudaron en ningún momento de la versión oficial sobre las razones de atacar Irak y Afganistán.

590 J P La guerra que usted no ve 1d2 per asambleademajaras_com
590 J P La guerra que usted no ve 1d2 per asambleademajaras_com

Uno de los casos descubiertos por Wikileaks que implican el anterior gobierno español de Zapatero fue la connivencia del ejecutivo del PSOE con la embajada norteamericana para forzar la Fiscalía a archivar el caso del cámara José Couso, asesinado por soldados de los Estados Unidos en Bagdad.

El diario EL PAÍS, que fue uno de los primeros medios que accedió a los cables de Wikileaks, publicaba abundante información sobre el caso, donde se descubría la complicidad de ministros y fiscales españoles que trataron de evitar los procesos por el caso Couso y por las torturas en Guantánamo, también denunciadas en la Audiencia Nacional. Aquí puede encontrar la recopilación de estas informaciones:

 EE.UU. presionó a España para frenar causas judiciales como el ‘caso Couso’ o Guantánamo

Assange por tanto, no es ningún héroe, sino un periodista de verdad, activista si queréis también, pues un profesional de la información que busca evitar que la mentira se convierta en la versión única y oficial y que las violaciones de derechos humanos quedan impunes, es para mí un buen periodista.

Aquel que no se deja intimidar, en este caso, por el gobierno más poderoso del planeta y sus aliados. Precisamente fue el Reino Unido quien años atrás acogió el dictador y genocida chileno Augusto Pinochet, buen amigo de la ex presidenta Margaret Tatcher, y que fue protegido por el gobierno inglés para evitar que fuera extraditado.

Evidentemente, no todos los periodistas piensan igual. La criminalización de Assange empieza a ser ya habitual en los medios occidentales, más aún cuando está siendo protegido por una república latinoamericana con un gobierno de izquierdas como Ecuador. Así, ahora hay dos blancos donde apuntar: el osado periodista y el insumiso gobierno de un país que no quiere ser nunca más colonia.

Uno de los principales argumentos para defenestrar al gobierno ecuatoriano es la supuesta falta de libertad de expresión. De nuevo, el reiterado mito de la libertad de prensa en los países de América Latina gobernados por las izquierdas, donde la gran mayoría de medios son privados, en manos de grandes empresas con intereses diversos más allá de la información, y en el caso de Ecuador, representan cerca del 86%.

Lo que no explican quienes acusan Ecuador de restringir la libertad de expresión es el caso concreto por el que se erige esta falsa acusación: la denuncia por injurias y calumnias del presidente Rafael Correa contra El Universo, uno de los diarios más poderosos del país, contrario al gobierno y propiedad de grandes grupos empresariales y financieros nada favorables a las políticas progresistas del gobierno.

El diario acusaba Correa de graves delitos sin probarlos, un hecho que en cualquier país democrático también están sancionados. Parece que en América Latina la libertad de prensa pasa, según algunos, para dejar impunes delitos que aquí serían perseguidos.

Julian Assange entrevistó al presidente ecuatoriano Rafael Correa meses atrás por la cadena de televisión RussiaToday, donde respondió diversas cuestiones relacionadas con la política exterior norteamericana y otros aspectos de la política interior ecuatoriana: Assange y Correa, la esperada entrevista en RT

También la popular periodista de TVE actualmente apartada por el nuevo gobierno del PP, Ana Pastor, tuvo ocasión el pasado mes de marzo de entrevistar Correa. Durante la conversación, el presidente de Ecuador plantea importantes cuestiones sobre los medios de comunicación y la libertad de prensa:

El caso por el que acusan Correa de atacar la libertad de expresión fue el siguiente: Emilio Palacio, jefe de edición de la sección de opinión del diario El Universo, acusó en un artículo Rafael Correa de haber ordenado las fuerzas especiales disparar a discreción contra los policías amotinados en el Hospital de la Policía de Quito, donde estos retenían el Presidente contra su voluntad el 30 de septiembre de 2010.

Entre los muertos y los heridos hubo militares que trataban de rescatar Correa y dos manifestantes partidarios del Presidente. Varios vídeos demuestran como los disparos ya comenzaron horas antes del rescate, efectuados por la policía rebelde que había secuestrado al presidente, contra los manifestantes que se acercaban para condenar el secuestro del mandatario. Palacio acusó Correa de delitos de Lesa Humanidad por esta supuesta orden de disparar sin aportar ninguna prueba, reiterándose incluso un año después ante medios internacionales.

Finalmente, Correa fue rescatado por las Fuerzas Especiales, pero su coche, así como su habitación del hospital donde fue recluido, fueron tiroteados por los agentes amotinados. Los medios de comunicación de la oposición, que son la gran mayoría, justificaban el intento del golpe de estado y reproducían la versión de Emilio Palacio. Tres responsables de los policías amotinados serían juzgados por los incidentes, pero el tribunal acabó absolviendo los mismos.

El documental ‘Ecuador: Una Conspiración Permanente‘, de la cadena latinoamericana TeleSur, explica detalladamente la historia. Aquí os dejo el trailer:

Reportajes teleSUR : “Ecuador, conspiración…by TVideoBlog

La justicia ecuatoriana, al igual que absolvió a los responsables policiales del golpe, condenaría más adelante Emilio Palacio por injurias y calumnias. Aún así, el presidente Correa decidió perdonar la ofensa y renunciar a la indemnización que debería recibir según el tribunal, argumentando que sólo quería dejar en evidencia las malas prácticas periodísticas de quienes le acusaban de graves delitos sin aportar pruebas.

Entonces Palacio marchó a vivir a Miami, desde donde sigue su campaña difamatoria contra el govern.La fundación CEPS escribió un informe al respecto muy interesante:Informe El caso “El Universo” (Fundación CEPS)

Un caso similar se dio durante el intento de golpe de estado contra Hugo Chávez en 2004, particularmente en torno a los sucesos de Puente Llaguno, donde antichavistas dispararon los partidarios de Hugo Chávez que se manifestaban contra el assonada.

El caso fue presentado por el contrario, como si los chavistas hubieran disparado los opositores. El documental ‘Puente Llaguno: claves de una masacre‘ desmonta la versión que los medios contrarios al presidente venezolano, también en nuestro país, difundieron.

Otro detalle que la prensa occidental obvia mencionar respecto a la libertad de expresión en Ecuador es el panorama mediático del país cuando se refieren a la nueva Ley de Comunicación que se prepara. El periodista Miguel Ángel Bastenier escribió al respecto el pasado 22 de agosto en el diario EL PAÍS:

“… una ley de Comunicación, coronada por un ente regulador y un reparto de Frecuencias que romperían en favor del gobernante lo precario equilibrio que Aún se mantiene Porque el presidente le faltan los escaños necesarios para aprobarla en el Senado. “

Miguel Ángel Bastenier – EL PAÍS

Pero, cuál es el reparto que plantea la nueva ley? 34% para medios comunitarios, 33% para medios públicos y 33% por medios privados. Y cuál es el reparto actual, según un informe de la UNESCO de marzo de 2011, y con un ‘precario equilibrio’ según el periodista del grupo PRISA? 83% propiedad privada, 17% propiedad pública, 0% propiedad comunitaria. 4 de cada 5 emisoras en manos privadas de la oposición es un precario equilibrio favorable al gobierno?

Cuando se produjo el intento de golpe de estado en Ecuador hacía tan sólo un año que había triunfado una operación similar en Honduras contra Manuel Zelaya, otro presidente de izquierdas que planteaba un giro en la política contrario a los intereses de la oligarquía que dominaba el país desde hacía décadas. En este caso, el papel de los medios de comunicación es digno de análisis, tal y como demuestra este documental ‘Éramos invisibles‘:

Éramos Invisibles per Guarataro 

Desde entonces, numerosos activistas de derechos humanos y afines a Zelaya están desaparecidos o han sido asesinados. Honduras ostenta ya el triste récord de periodistas asesinados desde el golpe de estado.

Una de las características de la prensa occidental, y también de los medios de derechas latinoamericanos es presentar los eventos sin contextualización, obviando la historia reciente de AméricaLatina, castigada por 500 años de colonialismo y que ha sufrido el terror de las dictaduras patrocinadas por Occidente y por las oligarquías nacionales.

Los recursos de América Latina continúan siendo un inmenso valor que corre peligro si los nuevos gobiernos de izquierda deciden utilizarlos para su propio pueblo en vez de malvender a las oligarquías y las multinacionales occidentales. Alguien duda que estos harán todo lo posible para mantener sus privilegios y deshacerse de los gobiernos progresistas contrarios a sus intereses?

Si con el tiempo hemos descubierto que en Irak no había armas de destrucción masiva y que las pruebas fueron falseadas, porque ponemos en duda que puedan estar empleando toda la maquinaria de guerra (mediática, cultural y política) contra los nuevos gobiernos de izquierdas de América?

Varios personajes públicos estadounidenses, sin embargo, se esfuerzan en mostrar una constante disconformidad con las políticas que en nombre de su pueblo ejecutan los sucesivos gobiernos de la poderosa potencia.

Hace poco, el actor Sean Penn se unía semanas atrás en la caravana electoral de Hugo Chávez para mostrar su apoyo, como ya hizo el mítico actor de la saga ‘Arma LetalDanny Glober, destacado activista por los derechos humanos y contra la guerra de Irak.

Pero también el brillante director Oliver Stone, que ya nos alertó sobre el papel de los servicios secretos de Estados Unidos a las dictaduras latinoamericanas en el filme ‘Salvador‘ (1986), quiso dar voz a los gobiernos de izquierdas latinoamericanos, demonizados sin piedad por los medios occidentales. Así que decidió entrevistar a todos aquellos presidentes malditos y recoger sus testimonios en un excelente documental titulado ‘Al Sur de la Frontera‘ (2010):

Las contradicciones de un estado que pretende ser el faro de los derechos y libertades también son cuestionadas constantemente por otro gran documentalista estadounidense, el polémico Michael Moore, que dejó en evidencia su gobierno tanto en el caso del 11 de Septiembre con el documental ‘Fahrenheit 9/11‘ (2004) como con el imprescindible ‘Sicko‘ (2007), que mostraba las vergüenzas del sistema sanitario de su país, poniendo el dedo en la llaga comparándolo con el enorme gasto militar del gobierno estadounidense y con la sanidad gratuita que se ofrece en Cuba:

Volviendo pero el caso que nos ocupa, Wikileaks y Ecuador, nos encontramos con otras informaciones curiosas: según varios medios, Anna Ardin, una de las dos mujeres que acusa a Assange de practicar sexo sin preservativo (considerado una agresión sexual en Suecia, a pesar de que haya consentimiento), ha sido vinculada desde hace años con la disidencia cubana y con organizaciones cercanas a los servicios secretos de Estados Unidos.

El diario Público, en su noticia titulada ‘Españoles, Suecos y mexicanos van a Cuba a financiar a la disidencia‘, recogía las declaraciones del opositor cubano Manuel Cuesta Muroa, que reconocía la participación de Anna Ardin en actividades desestabilizadoras en la isla: Assange Accuser Worked with US-Funded, CIA-Tied Anti-Castro Group

Por otra parte, el periódico inglés The Mail On Sunday mostraba hace escasos días una fotografía de Julian Assange junto a una de las dos mujeres que lo acusan de agresión sexual, dos días después del presunto abuso, sonriendo a su lado. En la foto aparecen también el fundador del Partido Pirata sueco, Rickard Falkvinge, y su compañera Anna Troberg, que defienden la inocencia de Assange en este caso.

Supuesta víctima de Assange sonríe con él en foto‎ después del presunto delito

Con todo ello, el guión de este thriller algún día será llevado a la gran pantalla. Y habrá que analizar cómo, a pesar de la importancia de las informaciones reveladas por Wikileaks, la atención mediática ha acabado derivando en asuntos accesorios como la política ecuatoriana, los enredos sexuales de Assange, o la supuesta seguridad comprometida con la publicación de los trapos sucios de los servicios secretos, dejando de lado lo que realmente debería escandalizar más que otra cosa la opinión pública: la guerra sucia de la CIA, los servicios secretos estadounidenses y occidentales contra las libertades y los derechos humanos en todo el mundo.

Aun así, la deriva del caso nos ha servido para hablar de este nuevo actor internacional cada vez más unido y menos subordinado que es América Latina, que con todas sus contradicciones y retos que tiene aún por delante, merece mostrarse al mundo sin la pátina colonialista que le ha cubierto hasta ahora.

*Rescato un artículo que publiqué hace unos meses sobre los avances sociales en l’America Latina:

La lección latinoamericana

Sólo un golpe de Estado ha conseguido echar a Hugo Chávez del poder en Venezuela. La situación había alcanzado tal grado de deterioro que este caudillo errático ha recibido un empujón. El ejército, espoleado por la calle, ha puesto fin al sueño de una retórica revolución bolivariana encabezada por un ex golpista que ganó legítimamente las elecciones para, convertirse desde el poder en un autócrata peligroso para su país y el resto del mundo.’

No es la sinopsis de ningún thriller político, ni ningún augurio de un vidente. Es el principio de la editorial de El País del 13 de abril de 2002, titulada ‘Golpe a un Caudillo, cuando el presidente Hugo Chávez fue secuestrado por militares golpistas que colocaron al frente del gobierno al presidente de la patronal venezolana, Pedro Carmona. Hacía tiempo que la oligarquía venezolana trataba de hacer tambalear el gobierno bolivariano, promoviendo huelgas (si, la patronal convocando huelga …) e incitando a la revuelta a través de la mayoría de los medios de comunicación del país, privados y en manos de la oposición.

La revuelta fue encabezada por la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), la cúpula de la Iglesia Católica, la Universidad Católica y la Confederación de Trabajadores de Venezuela, un sindicato antichavista financiado por la National Endowment for Democracy , fundación estadounidense de la era Reagan, que según el New York Times, se creó para hacer públicamente lo que la CIA no podía hacer, es decir, financiar todos aquellos grupos de América Latina serviles a las políticas de EEUU .

Finalmente, militares fieles a la democracia y decenas de miles de personas venidas desde las barriadas pobres de Caracas, como han recreado los raperos Area23 del barrio del 23 de Enero en este magnífico videoclip, consiguieron hacer retroceder a los golpistas y devolver el orden democrático al país, pese a los intentos posteriores de manipular los acontecimientos por parte de la prensa nacional e internacional contraria al gobierno bolivariano, y que culpó los chavistas de disparar a manifestantes opositores, una versión ya desmontada, entre otros, por el documental ‘Puente Llaguno , claves de una masacre‘.

El papel de los medios, fundamental para promover y justificar el golpe, fue magistralmente analizado por la Red Nacional de Investigadores de la Comunicación en este informe de 2005 titulado ‘El rol de los medios en el golpe de estado en Venezuela‘ (Argentina, 2005).

Hace ya 10 años de aquel golpe de Estado aplaudido por medios supuestamente ‘progresistas’ como El País, una versión (y emoción) que no se alejaba nada de la que mostraban Bush y Aznar. Y curiosamente, 10 años después, nos encontramos con un panorama que deja en evidencia la quiebra de Occidente frente al crecimiento imparable de América Latina en todos los sentidos, a pesar de que entonces El País afirmaba que “el régimen chavista ha sido tan desastroso que ni siquiera ha sabido gestionar con eficacia esta riqueza nacional “.

Esta supuesta ineficacia ha llevado a que, hoy día, mientras en el estado español recibimos cada viernes la noticia de una nueva medida de ahorro por parte del Gobierno que recorta cada vez más los servicios y las libertades públicas, en Venezuela se anunció hace pocos días la reducción de la jornada laboral a 40 horas semanales, se decretó el doble de indemnización para los trabajadores despedidos sin justificación, y la inamovilidad laboral de dos años para los padres y permiso pre y post natal de seis y veinte semanas para el padre y la madre, toda una serie de reformas de la nueva Ley Orgánica del Trabajo.

También parece ‘catastrófica’ la situación en Bolivia, que ha aumentado el salario mínimo un 127% en 7 años, y ha reducido la edad de jubilación de los 65 a los 58 años, dejándola en 56 para los mineros. Y poco se conoce de las conquistas en derechos de los pueblos indígenas y en la lucha contra el racismo, una lacra clasista que retratan muy bien los documentales Guerreros del Arco Iris (Humana – La Taguara, 2007) y el más reciente Bolivia en pie (Unai Aranzadi, 2009), o la película También la lluvia (Icíar Bollaín, 2010).

Primero Argentina con YPF y ahora Bolivia con REE, y de nuevo El País dando lecciones en la editorial: ‘Morales y su Gobierno han actuado al margen de las reglas que ordenan el respeto a la propiedad y el ordenamiento jurídico internacional’. Como si el grupo PRISA no tuviera ningún otro interés que el respeto a las normas (como demostró en la editorial favorable al golpe de estado en Venezuela en 2002) y no hubiera en juego ningún interés comercial.

Sería muy inocente creer que PRISA, con intereses bien atados con otros grupos económicos españoles como Repsol, Iberdrola o el BBVA, no tuviera en cuenta lo que dice ante las recientes políticas de nacionalización. El periodista valenciano Pascual Serrano ya hablaba en 2009 de los intereses de este grupo mediático en un artículo sobre los medios de comunicación en Bolivia. Sólo hay que atar cabos. No es de extrañar pues que los sucesivos golpes de estado en Honduras y Ecuador (este último fallido) contra sus presidentes de izquierdas, El País utilizara eufemismos como “detenciones del presidente” en el caso hondureño o “rebelión policial” sobre Ecuador.

La selección de noticias de la prensa española sobre América Latina es bastante significativa. Mientras encontramos abundantes referencias a supuestas crisis y tics autoritarios en los países gobernados por las izquierdas, tildados despectivamente de ‘populistas’, es difícil encontrar detalles sobre los recientes asesinatos de dirigentes campesinos o políticos de izquierdas en Colombia, un país donde se producen el 60% de los asesinatos de sindicalistas de todo el mundo, y donde la connivencia del gobierno con los paramilitares de extrema derecha y la vergonzosa impunidad de sus crímenes ha sido denunciada en numerosas ocasiones por organizaciones de derechos humanos y periodistas, como Juan José Lozano y Hollman Morrisde el documental Impunity.

Tampoco encontramos demasiadas referencias a Honduras, donde una vez consumado el golpe contra Zelaya e impuesto el nuevo gobierno simpático para Washington de Porfirio Lobo (2010), han sido asesinados casi una veintena de periodistas. Imaginad que esto hubiera pasado en Venezuela. Claro, allí dicen que no hay libertad de expresión y que Chávez lo controla todo, una mentira desmontada, entre otros, por el catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad Pompeu Fabra, Vicenç Navarro en un artículo en el diario Público, donde afirma que allí hay más pluralidad en los medios que en el Estado español. En realidad, sólo hay que ir allí y enchufar la televisión para comprobar cómo los numerosos canales privados son la mayoría el doble de agresivos que Intereconomía.

Lamentablemente, la imagen que los gobiernos de izquierdas de América tienen en el Estado sigue siendo la que los principales medios quieren transmitir. Demasiada gente aplaudió al rey español cuando sacó su vena colonial contra Chávez con el famoso ‘¿porqué no te Callas?‘, pero poca gente sabe lo que pasó minutos antes, cuando el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, le sacaba los colores al monarca, a Moratinos y a Zapatero.

Pero no deja de ser significativo que un vestigio feudal del viejo continente, designado por un dictador fascista, mande callar al presidente de una antigua colonia elegido democráticamente. Y fruto de esta mentalidad colonial, el posterior aplauso de la masa patriótica, porque el blanco hizo callar al osado indígena.

Los medios y los periodistas podemos ser el mejor y el peor aliado del poder. Ayer, Día Mundial de la Libertad de Prensa, muchos nos preguntábamos si el periodismo sigue siendo una herramienta al servicio de la sociedad, o más bien al servicio de las sociedades que lo poseen.

Y no encuentro mejor manera de homenajear la profesión que recomendando la entrevista de Karlos Zurutza al periodista vasco Unai Aranzadi, donde dejó grabada una gran frase para la historia, y que podría aplicarse a la mayoría de los grupos de comunicación que hoy en día controlan el 90% de las informaciones que consumimos: hay más verdades en un disco de Calle13 que en todo el grupo PRISA.