Las alianzas internacionales de la extrema derecha española

07/03/2024 per Miquel Ramos

La irrupción de la extrema derecha en las instituciones españolas llegó tarde en comparación con otros países de Europa. Desde la muerte del dictador Francisco Franco, los proyectos de extrema derecha han cosechado fracaso tras fracaso, y solo habían conseguido obtener representación en pequeños ayuntamientos a partir de 2011. Algunos académicos como Xavier Casals hablaban de esta excepción como ‘la presencia ausente’, esto es, que la extrema derecha existía, había un nicho de votantes como en el resto de países, pero mayoritariamente estaban refugiados en el principal partido conservador, el Partido Popular (PP). Es a partir de 2018 cuando Vox irrumpe en varias instituciones, primero en Andalucía y posteriormente en todo el territorio.

19/01/2024 Nora Rodríguez y Miquel Ramos

Hasta entonces, los partidos de extrema derecha españoles lucharon por mantener relaciones con otras formaciones similares del resto de Europa. El partido neonazi Democracia Nacional (DN) ha cosechado durante años relaciones con otros grupos de la conocida como Alliance for Peace and Freedom (APF), de la que también formaba parte el NDP alemán o la Forza Nuova (FN) italiana, entre otros. También el extinto Movimiento Social Republicano (MSR) tuvo sus enlaces internacionales, principalmente con el Jobbik de Hungría, el British National Party (BNP) o la Fiamma Tricolore italiana.

Hoy, estos grupos nazis-fascistas mantienen contactos con otras formaciones similares de otros países, y siguen viajando a diversas conmemoraciones. Varios miembros de DN y de Vox, por ejemplo, estuvieron presentes estos últimos años en la marcha ultranacionalista de Varsovia el día de la independencia de Polonia. Por otra parte, se han documentado las visitas de neonazis y fascistas de otros países a España, como fue el caso de militantes del grupo nazi alemán III Weg o los escandinavos del Movimiento de Resistencia Nórdica (NRM). Representantes de ambas organizaciones estuvieron en febrero de 2023 en un encuentro internacional organizado por el grupo nazi Devenir Europeo en Madrid.

Sin embargo, estos últimos años en los que la extrema derecha ha vivido un auge en toda Europa, los partidos que se disputaban este nicho electoral han sido eclipsados por nuevas formaciones como Vox en España, que surge en 2013, cuando los otros llevaban ya años intentando hacerse un hueco en la política nacional. Algunos de sus ex miembros han entrado en el proyecto de Vox, pero muchos otros siguen su camino particular con todavía menos éxito. Y en consecuencia, las alianzas internacionales también han cambiado.

Vox es hoy el principal partido de extrema derecha en España. Cuenta con 33 diputados en el Congreso (perdió 19 en las elecciones del 23 de julio de 2023) y cogobierna en varias autonomías y ayuntamientos junto al PP. No ha existido en España cordón sanitario contra la extrema derecha, ya que el PP ha abrazado estas alianzas desde el principio para gobernar. Pero Vox tiene su propia agenda y sus propias alianzas internacionales que le han permitido un foco mediático extra dado el éxito de algunas de estas formaciones.

Vox ha tejido una amplia red de relaciones con los diferentes partidos homólogos, tanto en Europa como en América Latina, cuyos líderes apoyaron su candidatura ante las elecciones del 23 de julio. El primer ministro de Polonia y Hungría, Mateusz Morawiecki y el húngaro Viktor Orbán mostraron su apoyo al partido liderado por Santiago Abascal, así como la italiana Giorgia Meloni, y el ya presidente argentino Milei, entre otros.

Unos meses antes, en octubre de 2022, Vox también exhibió los apoyos de Donald Trump, del senador republicano Ted Cruz, del chileno Juan Antonio Kast, el ex presidente colombiano Álvaro Uribe o la boliviana Jeanine Álvarez en un acto del partido que tuvo lugar en Madrid llamado Viva22.

Vox siempre ha tenido lazos importantes con los proyectos de la derecha en América Latina, así como con las personas migrantes venidas de aquél continente. De hecho, sus discursos contra la migración están centrados en las personas africanas y de Oriente Medio, a quienes les atribuye una diferencia cultural que presentan como una amenaza para Occidente. Sin embargo, con las personas migrantes latinoamericanas han tenido siempre otro discurso: resaltan el vínculo histórico desde la colonización española en cuestiones religiosas, lingüísticas y culturales. Además, la importante presencia de una oligarquía latinoamericana muy derechizada que emigró a España huyendo de los gobiernos progresistas de América Latina es hoy un caladero de votos para Vox y PP principalmente.

Tras sus malos resultados de las pasadas elecciones generales en España, Vox se ha embarcado en una nueva gira internacional para tranquilizar a sus socios. En un mensaje en la red social X, el partido reivindicaba el pasado mes de diciembre el periplo de su presidente, Santiago Abascal, por varios países: en Argentina con Milei o en Italia con Meloni, quien lo invitó a la fiesta Atreyu donde también estaba Elon Musk y otras figuras de la ultraderecha global.

A principios de diciembre, Abascal también visitó Israel para mostrar su apoyo al gobierno de Netanyahu en su operación militar en Gaza. Igual que el resto de líderes de la extrema derecha que hoy apoyan sin fisuras a Israel, su discurso estuvo lleno de referencias a la lucha contra el Islam y la defensa de la civilización occidental. Además, Vox promovió la entrega de la medalla de honor de la ciudad de Madrid a Israel y el fin de las ayudas a la cooperación con Palestina, a la que acusan de estar vinculada a Hamás. Ya en 2019, el director de relaciones internacionales del Likud, Eli Hazan, deseó en sus redes sociales un ‘gran resultado’ al partido de extrema derecha, al que calificó de “partido hermano”.

En noviembre de 2023, el líder de Vox apareció en las protestas ante la sede del PSOE en Madrid contra la amnistía a los políticos catalanes implicados en el referéndum por la independencia de 2017, con un invitado especial. El ex presentador de la cadena derechista Fox News, Tucker Carlson, pasó unos días en España invitado por Vox, y publicando varios videos sobre la situación política del país, reproduciendo el discurso del partido de extrema derecha, una promoción que supuso una enorme publicidad para el partido a nivel internacional.

Tras la pérdida de 19 diputados en las elecciones generales de julio de 2023, Vox se ve ahora salpicado por numerosas deserciones en sus filas. No solo ha perdido cerca de 17.000 afiliados (un tercio), sino que figuras importantes del partido han abandonado la formación. También las sospechas sobre el desvío de fondos a su fundación Disenso y los movimientos de dinero que no acaban de aclarar han sembrado muchas dudas en sus seguidores. Es por esto que Vox trata de eclipsar todas estas informaciones provocando ser noticia por otros asuntos que ellos mismos provocan o promueven, como fueron las algaradas ante la sede del PSOE en Madrid o las múltiples medidas que están aplicando allí donde gobiernan con el PP.

Los gobiernos autonómicos de los que forma parte Vox junto con el PP están sirviendo para captar esa atención que el partido necesita para desviar el foco de los problemas internos. En octubre de 2023 ya explicamos en otro artículo algunas de las medidas que han empezado a aplicar y que han causado numerosas polémicas. Está por ver si el poder que ha atesorado Vox a nivel autonómico y municipal gracias al PP será suficiente para amortiguar su caída a nivel nacional. Por eso, Vox sigue tratando de venderse a sus socios internacionales como un aliado sólido y fiable, sobre todo de cara a las próximas elecciones al Parlamento Europeo, una prueba de fuego para el partido, sumido ya en una grave crisis.