“La xarxa ultra”: Com l’extrema dreta s’instal·la al mòbil dels joves.

07/03/2024 per Miquel Ramos

Qui són els anomenats “fatxatubers” que dominen la “guerra cultural” a les xarxes socials? Per què han fet de l’antifeminisme, el racisme i l’homofòbia el contingut polític més exitós entre els joves a YouTube, Instagram o TikTok? “La xarxa ultra” s’endinsa en l’ecosistema creat a les plataformes digitals perquè la propaganda de l’extrema dreta cali entre els joves

El programa Sense Ficció s’endinsa en el món dels fachatubers i en l’ofensiva reaccionària a les xarxes dirigida als més joves. Un documental de David Bou amb les intervencions de Iago Moreno, Ana López, Miriam Hatibi, Jordi Muñoz i Miquel Ramos.

ENLLAÇ (AMB SUBTÍTOLS EN CASTELLÀ)

Los “fachatubers” al descubierto: un documental muestra las estrategias de la red ultra

Pedro Sánchez, en una entrevista, se refirió a la «fachosfera», un término que engloba a la ultraderecha y a la derecha más ultra. La mención provocó una intensa reacción en el PP y Vox, que consideraron que el término era despectivo. Un documental de TV3 producido por La Manchester, La xarxa ultra, se adentra en una parte de ese mundo: el de los «fachatubers».

En la cinta, con guion de David Bou, la televisión pública catalana pone cara y nombre a algunos de los principales creadores de contenido de extrema derecha encargados de dar la conocida como «batalla cultural» a través de las redes sociales. Es el caso de, entre otros, InfoVlogger, autodefinido como el «primer youtuber de la derecha española», quien asegura que su objetivo es «que la izquierda se enfade y eche espuma por la boca»: «Mi seña de identidad es la agresividad verbal. Yo defiendo el insulto», reconoce. Isaac Parejo, que es como se llama realmente, fue el encargado de dar las campanadas ultras frente a la sede del PSOE en Madrid la pasada Nochevieja, donde deseó un «feliz 1936 para los putos rojos de mierda». Su deseo para el nuevo año fue claro: «A tomar por culo Pedro Sánchez, hijo de puta».

Su contenido (cuenta con 375.000 seguidores en YouTube y 108.000 en Instagram) se ha convertido en un habitual en los móviles de los más jóvenes, que ya han dejado de utilizar medios convencionales para informarse o incluso entretenerse. Así lo pone de manifiesto la encuesta anual que el Insistuto Reuters realiza para conocer los hábitos de información: solo el 24% de las generaciones Z y millenials accede a ella a través de fórmulas como la televisión, la radio o la prensa, mientras que un 39% solo lo hace mediante las redes sociales, especialmente TikTok.

Es en esta última red social donde, por su algoritmo, más crece el contenido ultra, como así reconoce un alumno del Institut Blanxart de Terrassa en el documental: «En TikTok me sale mucho contenido de Vox», asegura. El sociólogo Yago Moreno, investigador en propaganda digital, explica el motivo: «Las plataformas digitales están construidas para favorecer […] unas emociones basadas en la reacción, la agresividad, el antagonismo», que son las más explotadas por este tipo de creadores de contenidos, y entre las que destacan el racismo o la homofobia. «Utilizan la provocación de una manera brillante, por lo que nuestra respuesta amplifica su mensaje de odio», explica también el periodista especializado en extrema derecha y colaborador de lamarea.com, Miquel Ramos.

A ello hay que añadir otra característica más: la desinformación. La red ultra no solo se compone de agitadores; también de pseudoperiodistas. Es el caso de Javier Negre, director de EDA TV (antes conocida como Estado de Alarma), una de las principales fábricas de contenido pseudoperiodístico de la extrema derecha en España. Negre, entrevistado en el documental de TV3, fue condenado durante sus años en El Mundo por publicar una entrevista que nunca le fue concedida, y se ha convertido en el eje central de un ecosistema mediático ultra que no para de crecer.

La llegada de Vox a diferentes instituciones autonómicas está siriviendo para dar un impulso económico a este tipo de digitales. Así, tal y como desveló lamarea.com, la formación ultra ha estado utilizando el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (calificado anteriormente por Vox como un «chiringuito») para pagar publicidad institucional a pseudomedios como EDA TV o Periodista Digital. Este último ha llegado a vulnerar el código deontológico de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) tras llamar “pardilla” en un titular a una mujer que había sufrido maltrato y abusos sexuales.

Su director y propietario, el periodista Alfonso Rojo, ha sido condenado en al menos dos ocasiones: la primera por llamar “chorizo”, “mangante”, “sinvergüenza” y “gilipollas” al expolítico Pablo Iglesias, y la segunda por llamar “etarra, terrorista o exetarra”, entre otros insultos, al abogado Gonzalo Boye.

El documental se estrena este martes 20 de febrero, a las 22.05 h