Tres personas denunciarán a la Policía por agresión a la salida de un concierto en Madrid

Varios testigos afirman que varios agentes de la UIP les pararon por su estética punk y les agredieron sin ningún motivo. Uno de los denunciantes fue detenido y ha pasado la noche en la comisaría de Moratalaz

Guillermo Martínez y Miquel Ramos – La Marea 7 de febrero 2021

“Íbamos andando por la calle y del tirón nos pidieron la documentación. Cuando les preguntamos por qué nos identificaban, nos dijeron que nos pusiéramos contra la pared, y les volvimos a decir que por qué nos pedían hacer eso. En ese momento, a nuestro compañero lo tiraron al suelo entre cinco policías”, explica una de los tres jóvenes que han anunciado que presentarán una denuncia por los hechos ocurridos este sábado en Madrid y que ayer fueron recogidos en varios vídeos que circularon por redes sociales.   

Según relatan varios testigos, en torno a las 15.30 horas de ayer, agentes antidisturbios de la Unidad de Intervención Policial (UIP) que se encontraban en la calle Atocha, se dirigieron a dos mujeres y un hombre con estética punk que circulaban por dicha calle a la altura de la plaza del Emperador Carlos V. Horas antes se había producido una concentración de extrema derecha a pesar de haber sido prohibida por la Delegación del Gobierno. Y cerca del mismo lugar estaba convocada para esa tarde una protesta contra el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél. 

El dispositivo policial ya estaba en marcha cuando se produjeron los hechos denunciados. Los jóvenes salían de un concierto en una sala cercana y se dirigían a la parada de autobús que está a pocos metros del lugar de los hechos. Los agentes debieron de relacionar su estética con la convocatoria prevista, argumentan. 

“Nos decían que estuviéramos calladitos, que se nos iba a caer el pelo, y les decíamos que no habíamos hecho nada, y cada vez que hablábamos nos daban una hostia. Los vídeos duran unos minutos pero estuvimos allí retenidos como una media hora”, cuenta una de las chicas que aparece en las grabaciones. Otros testigos consultados por lamarea.com corroboran la versión de las denunciantes.

El abogado del detenido incide en que “alguien ha dado una connotación ideológica a la detención, porque la persona en cuestión ha terminado en la Brigada de Información de la Policía Nacional. O bien por su aspecto físico o por su indumentaria, han considerado que la detención tenía cierta vinculación ideológica, cuando en realidad estas personas salían de un concierto”. Y añade: “Los vídeos ayudarán a dilucidar en un futuro la responsabilidad de las personas que han intervenido en la actuación policial”.

El detenido fue trasladado a la comisaría de Moratalaz, donde ha pasado la noche del sábado 6 al domingo 7 de febrero. “Cuando le hemos ido a recoger a la comisaría ha venido cojeando y con sangre en un oído, y con mucho dolor de pecho”, comenta una de las mujeres que aparece en los vídeos. 

Los agentes, según explica la compañera del detenido, también profirieron algunos comentarios despectivos contra el detenido: “Le decían que era una ferretería con tantos hierros encima o que era un guarro”, en palabras de la afectada. “Cuanto más decíamos que le soltaran, más nos pegaban a nosotras”, continúa. Ella misma relata cómo los agentes “le pisaban la cabeza y el cuello”, según sus términos, y él no dejaba de gritar que se estaba ahogando. 

Las dos mujeres, que portaban estética punk, han anunciado que van a interponer una denuncia por lo sucedido haciéndose valer de sus partes de lesiones. En uno de los informes médicos se recoge que “presenta escoriaciones en rodilla izquierda y dolor en ambas rodillas, peor en la derecha, pudiendo caminar sin dificultad”, además de una fractura en la muñeca izquierda.

En el otro parte médico quedan reflejados las marcas de los golpes producidos por las defensas de los agentes, en el caso de la rodilla derecha de 7×2 cm. y en la izquierda de 8×2, explican.

Tras varios intentos desde el pasado sábado, la Jefatura Superior de Policía de Madrid* ha confirmado este lunes a La Marea que el dispositivo policial desplegado en la zona respondía a la «manifestación prohibida por Delegación del Gobierno» en apoyo al rapero Pablo Hasel. Dicha movilización se produjo a escasos metros del lugar de los hechos a las 18.00 horas del mismo sábado y a ella acudieron decenas de personas.

Así explica la policía lo que ocurrió a la salida de la sala de conciertos: «Los agentes pidieron a una serie de personas que se pararan para identificarlas, algunos se resistieron y procedieron a la detención de uno de ellos». La Jefatura asegura desconocer por qué se decidió parar solo a personas con estética punk y parches antifascistas y por qué los agentes de la UIP no portaban sus números operativos policiales en el momento de las identificaciones y posterior detención.

*Actualización 8-2-2021 a las 16.16 horas.

Deixa un comentari