Condenado a nueve meses de cárcel por amenazar en Twitter a un activista LGTBI

18/01/2022 per Miquel Ramos

El caso ha tardado siete años en ser juzgado tras ser denunciado por Fran Pardo. La suspensión de prisión está condicionada a que haga un curso de derechos humanos, pague la indemnización de mil euros y no cometa delitos en dos años. 

Miquel Ramos – La Marea – 12 de enero de 2022

Sergio S.M., uno de los acusados por amenazar en Twitter al activista LGTBI valenciano Fran Pardo, ha sido condenado a nueve meses de prisión por un delito de amenazas (artículo 169.2) con la agravante de motivación ideológica por orientación sexual. Las partes han llegado a este acuerdo durante el juicio, celebrado este jueves en València. La pena solicitada inicialmente por la acusación era un año y medio de prisión. 

El tuit por el que finalmente ha sido condenado pedía acabar con la vida de Pardo «a lo Palomino style«, en referencia al joven antifascista vallecano Carlos Palomino, asesinado de una puñalada en el corazón en noviembre de 2007 por un neonazi en el metro de Madrid. El acusado, que ha reconocido los hechos, ha pedido perdón a la víctima y deberá abonar las costas del procedimiento, además de indemnizarlo con mil euros.

El juez ha aceptado la suspensión de su ingreso en prisión condicionada a que el autor de las amenazas realice un curso de derechos humanos, pague la indemnización y no cometa delitos en dos años. 

El otro acusado, un hombre residente en Guadalajara, era el titular de la línea de Internet desde la que se realizaron otras amenazas contra Pardo, y ha confesado que se trata en realidad de su hijo. La fiscal de Delitos de Odio, Susana Gisbert, ha pedido que se investigue a esta persona y que el procedimiento contra este siga adelante.

Amenazas

El caso ha tardado siete años en ser juzgado desde que Pardo recibiera las amenazas y las pusiera en conocimiento de la Justicia. La Policía solo ha identificado a dos de los más de diez individuos que profirieron las amenazas durante meses vía Twitter, incluso cuando la víctima era menor de edad. Aun así, tanto la víctima como su abogado han valorado positivamente el resultado del juicio, y animan a denunciar cualquier amenaza en las redes contra activistas por los derechos humanos. Se trata de una de las primeras condenas contra miembros de la extrema derecha por amenazas lgtbfobicas, al menos en València, según el abogado de la víctima. 

“Creemos que haber pasado todo este tiempo ha valido la pena al conseguir esta condena”, ha afirmado Pardo a lamarea.com. “Yo, como víctima, no olvido que han quedado muchos impunes, y que seguirán esparciendo su odio. No pierdo la perspectiva, sé que otros de los que me amenazaron siguen libres, pero creo que he hecho lo correcto y que hay que denunciar siempre y que todavía queda mucho que hacer. No voy a parar de luchar contra la LGTBIfobia y contra la impunidad de la extrema derecha en este país. Estas cosas no les pueden salir gratis”, ha remarcado la víctima a la salida del juicio.