“Confrontar el feixisme és un deure de qualsevol persona que estime la vida”

Ens trobem a la Kasa de la Muntanya, símbol del moviment antifeixista i okupa de la ciutat de Barcelona. Miquel Ramos (València, 1979) presenta el seu llibre Antifascistas (Capitán Swing, 2022), en el qual explica com s’ha combatut l’extrema dreta espanyola des dels anys noranta. La seva fixació per aquest camp d’estudi va començar el 1993, amb l’assassinat de Guillem Agulló. Aleshores, ell era un dels primers alumnes de les escoles que oferien ensenyament en valencià. Del fet traumàtic, va treure la força per començar a participar en diferents moviments socials. Després, ha aplicat el seu vessant periodístic a una manera d’entendre el món i de prendre partit. “No volíem renunciar al que pensàvem i érem”, i això és el que ens ha portat fins aquí.

David Bou. Directa, 7 de juny 2022

Com ha canviat el context del País Valencià d’ençà que eres jove?

Ha canviat molt i més els últims anys. La meua generació ha viscut un nivell d’hostilitat brutal. Si la transició al País Valencià es va allargar, a mitjans dels anys noranta arriba el PP i és com si aquesta no s’hagués produït. Tot el que quedava del franquisme es va abocar a un conflicte pel tema lingüístic i identitari com fou la batalla de València, fabricada directament per les clavegueres de l’Estat i executada per l’extrema dreta. Tot això ens ha perseguit fins fa ben poc, quan arriba una altra generació més jove i ho supera perquè ja viuen amb una cultura i una llengua més normalitzades. Malgrat això, la dreta continua fomentant unes posicions profundament antivalencianistes i anticatalanistes.

Què significa per a tu ser antifeixista?

Entenc l’antifeixisme com un compromís amb una sèrie de valors que haurien de ser els mínims en un consens democràtic i de drets humans. Quan algú planteja que hi ha un col·lectiu determinat que no té dret a gaudir de determinats drets, per la seua condició sexual, pel seu origen nacional, per la seua religió o pel que siga, pense que confrontar-lo és un deure de qualsevol persona que s’estime la vida. L’antifeixisme no és només aturar els grups d’extrema dreta, sinó que porta implícit un compromís amb el canvi social, amb capgirar tot el que fa possible unes estructures que perpetuen desigualtats i propicien el brou de cultiu idoni per l’aparició de discursos d’odi.

Però aquests discursos també arriben als sectors de la societat que precisament són més vulnerables. Per què l’esquerra no és capaç de frenar-los?

D’esquerres n’hi ha moltes. Jo no faria una crítica a l’esquerra com un ens abstracte i monolític. Hi ha una esquerra que mai falla, que són els moviments socials, estan aquí i hi han estat sempre. Són el principal dic de contenció de l’extrema dreta i de l’odi, els que estan als barris aturant desnonaments, rehabilitant espais i posant-los al servei de la ciutadania o oferint suport a persones en situació vulnerable. Per altra banda, hi ha esquerres més institucionalitzades i que trepitgen menys carrer. S’haurien de repartir les responsabilitats de forma proporcional a la capacitat que té cadascú d’incidir en la societat, en les polítiques públiques i en l’acció social. És a dir, cap retret als moviments socials i totes les exigències cap a qui té capacitat de canviar les coses i no ho fa.

Parles de la democratització del feixisme i de com s’estan permetent determinats discursos d’odi en un context democràtic.

Existeix la idea que la democràcia és el que vulga la majoria. Si la majoria decideix portar part de la població a un camp de concentració, per molt democràtica que siga aquesta elecció mitjançant els vots, no deixa de ser un atemptat contra els drets humans, que haurien de ser el pilar de qualsevol democràcia. La virtut que ha tingut l’extrema dreta ha sigut adaptar-se al context democràtic i saber disfressar d’opinions respectables idees que beuen directament de la tradició nazifeixista. Fan piruetes retòriques per obviar l’exclusió que representa el feixisme: ja no et diran que el blanc és superior al negre, sinó que hi ha cultures incompatibles i hem de protegir els d’aquí. La seua punta de llança és el sistema capitalista, que està basat en la precarietat. Quan apunten cap a baix en lloc de fer-ho cap a dalt i assenyalen com a responsables a les persones migrades, això suposa una victòria del capitalisme. La normalització d’aquestes idees no només és fruit de l’habilitat de l’extrema dreta, també del fet que aquesta té molts més recursos que nosaltres per invertir en comunicació, construir un relat i arribar al gran públic.

Quina responsabilitat tenen els mitjans de comunicació en la normalització de l’agenda de l’extrema dreta?

Hi ha una relació directa, no només amb el tractament que han fet els mitjans de la mateixa extrema dreta, sinó dels temes on han sabut vendre el seu producte. No és tan sols posar-los el micròfon acríticament i fer-los d’altaveu perquè diguen el que vulguen, també reprodueixen constantment els seus marcs i discursos sense ni tan sols esmentar-los. És passar-se el dia parlant d’okupes, de “menas”, de les “feminazis”, dels “xiringuitos LGBTI” o de qualsevol dels tòpics sobre ETA, els catalans i els musulmans. Així no fa falta que els convides a un plató perquè ja estàs fent tu el seu paper. L’extrema dreta ha sabut utilitzar els mitjans, que de vegades han actuat a consciència i en altres ocasions ho han fet per les seues pròpies rutines. No oblidem que, al capdavall, són empreses que busquen guanyar diners i l’espectacle i la bronca donen clics, per això els discursos incendiaris al carrer o als parlaments són notícia i l’extrema dreta ho estimula.

En canvi, moltes vegades es titlla d’activistes a periodistes com tu amb l’objectiu de restar-los credibilitat. Quin periodisme defenses des de l’antifeixisme?

El pitjor activista és el que està al servei del poder, el que s’asseu al despatx de la brigada d’informació de la policia perquè li donen la informació que ha de treure i li expliquen com ho ha de fer. Que et filtren la identitat, les fotos i els antecedents penals i policials –que només coneixen ells– d’un manifestant és activisme al servei de l’Estat. No entenc el periodisme com una eina de propaganda del poder, sinó com tot el contrari. Per a mi és una eina per fiscalitzar-lo. Jo intente fer un periodisme compromés amb els moviments socials, que baixa al carrer i el coneix per donar veu als protagonistes, sense demonitzar ni caricaturitzar.

Com creus que el periodisme ha de tractar el fenomen de l’extrema dreta?

Al periodisme no li demane res, li demane al periodista i a la periodista. Primer, que baixe del núvol i es faça responsable del que conta. Sobre aquest tema i sobre tots els altres. Pots parlar del problema dels okupes o del problema de l’habitatge, però tu tries el marc i on poses el focus. Moltes vegades te l’imposarà el mitjà, però tu també decideixes i tens marge per triar com explicar una història. Això influeix en la percepció que després té la societat, que consumeix informació i es crea una manera de veure el món a partir dels mitjans de comunicació. S’ha d’enderrocar el mite de què el periodisme és objectiu. Ho és si plou o no, però un conflicte social o polític mai pot tenir un tractament objectiu. Els i les periodistes han de valorar si amb determinades peces estan contribuint a normalitzar els discursos d’odi de l’extrema dreta i determinats marcs on se sent còmoda.

Quines passes penses que ha de fer l’antifeixisme en un moment com l’actual?

El clixé de l’antifeixista encaputxat en una manifestació, que és el que s’han encarregat de reproduir els mitjans de comunicació, no podem obviar que existeix, és una part del moviment
i un pilar que en molts casos ha frenat l’extrema dreta, però no és només això. Amb confrontació al carrer, podies aturar un grup de neonazis que venia cada cap de setmana a donar pallisses, però així no atures un partit d’extrema dreta amb 52 diputats, és molt ingenu pensar-ho. Aquí les preguntes són: on estava la resta de la societat tot aquest temps? Per què van deixar a un grup de joves enfrontar-se sols a un monstre d’aquestes característiques que matava? El problema és que poca gent s’ha sentit interpel·lada per aquesta amenaça, i no serà perquè l’antifeixisme no ha tractat d’alertar-ne i confrontar-la. En primer lloc, el relat oficial era que no hi havia cap problema, que si existia era un conflicte entre tribus urbanes i de violència juvenil. Segon, la gent no entenia que això podia arribar a ser un problema més gran, i ara, molts es pregunten com ha arribat Vox a les institucions.

L’antifeixisme ha de poder establir aliances amb agents com el PSOE, que ha aprovat la llei d’estrangeria, que obre centres d’internament d’estrangers (CIE) o que de vegades vota el mateix que Vox al Congrés?

A algú que reprodueix les polítiques que faria l’extrema dreta si governés, que manté la llei mordassa o que espia a la dissidència política, jo no li regalaré l’etiqueta d’antifeixista, perquè no se la mereix. El que seria una victòria és que hi hagués un consens de mínims en matèria de drets i llibertats, que siguen la base de qualsevol persona que es creu demòcrata. Òbviament,
a un partit del sistema no el pots posar a la teua barricada, perquè forma part del problema, però la gent de base ha d’assumir que el perill no és només que hi hagi un partit d’extrema dreta a les institucions, sinó l’existència d’una estructura social on l’extrema dreta se sent forta.

Quin paper ha jugat l’aparell de l’Estat en l’ascens de l’extrema dreta?

L’extrema dreta mai ha suposat una amenaça per a l’statu quo ni per a l’establishment, tot el contrari. Mai qüestiona l’estructura de l’Estat i tracta de fonamentar encara més els privilegis de classe, de raça, sexuals, etc. L’extrema dreta és una garantia de supervivència per al sistema, i en moments de crisi això és perfecte. Al PP i a la resta de la dreta els pot sortir un competidor, però la competència és en l’àmbit electoral, no política. Per al PSOE, l’extrema dreta suposa una fragmentació de la dreta i, per tant, en termes electorals, ja li va bé, no li suposa cap problema. Qui ho pateix és la societat, els col·lectius que són víctimes habituals dels seus discursos d’odi.

Per això la legislació en matèria de delictes d’odi els hauria de protegir, però veiem com l’extrema dreta ha trobat en els cossos policials i la Fiscalia uns aliats per retorçar la seva finalitat original.

L’estratègia de tots els privilegiats ha estat sempre la victimització, per així oposar-se a qualsevol avenç dels qui es troben en situacions de desigualtat. L’home que se sent amenaçat pel feminisme, els heterosexuals que reclamen un dia del seu orgull, els castellanoparlants molestos perquè han de parlar en català, els rics enfadats perquè els apugen els impostos… presenten la lluita per la igualtat com una amenaça que tracten d’estendre a la resta de la societat. Quan la ultradreta aconsegueix el vot de les classes populars, no és perquè faça una aposta de canvi social en termes de classe, sinó perquè apel·la a altres identitats com la de l’home, l’espanyol, l’heterosexual o l’emprenedor.

Quines respostes col·lectives creus que s’han d’articular des de l’antifeixisme?

L’antifeixisme ha de reivindicar que tenia raó. Si ja déiem fa trenta anys que tot això podia passar, s’ha de recordar. El repte és interpel·lar la resta de societat, fer pedagogia sense paternalismes, que la gent sàpiga que pot fer alguna cosa i que té l’opció de participar-hi des de múltiples fronts: fer feina de barri aturant desnonaments, creant xarxes comunitàries, treballant a les escoles o al sindicat, enfortint un dic de contenció que no deixe cap escletxa on puga entrar l’extrema dreta. Hem de ser capaços de portar aquesta militància activa i quotidiana, de conéixer molt bé que és l’extrema dreta i com funciona. Te’ls esperes desfilant vestits de nazis o bevent un sol y sombra al bar dient barbaritats, però no són només això. Han estudiat a les millors universitats, porten toga o uniforme de policia, ocupen llocs de responsabilitat a les estructures de l’estat i a les grans empreses i mitjans de comunicació, són omnipresents. Per tant, arreu on la gent tinga capacitat de dir o fer la seua per aturar-los, és on s’ha de sentir útil.

Més enllà de la legítima defensa, quins han de ser els límits de l’ús de la violència per combatre l’extrema dreta?

La violència ha de ser sempre l’últim recurs. Jo crec que la gent que té un projecte polític com el que defensa l’antifeixisme, de solidaritat i amb uns valors lligats als drets humans, és plenament conscient d’això. De vegades, no hi ha hagut una altra manera de frenar una sèrie d’individus que directament volien assassinar. Encara més quan la policia no només no feia res contra ells, sinó que anava contra tu. Això ha creat una cultura de la resistència i de l’autodefensa que des dels inicis marca aquesta sensació d’alerta constant i que en molts casos implica l’ús de la violència. També caldria analitzar el concepte de violència i quina és la que fa servir l’Estat, no només física sinó també estructural. L’antifeixisme s’organitza contra una sèrie de violències que no només mataven, sinó que formen part d’una estructura que condemna moltes persones a un patiment constant. Plantege una reflexió a escala humana: la violència implica patiment per a qui la rep i contradiccions per a qui l’executa, és traumàtica.

S’ha de respondre amb els mateixos mètodes que ells utilitzen?

Quants neonazis morts hi ha i quants morts hi ha en mans de neonazis? La diferència és molt gran i evident. Això també demostra una diferència de qualitat humana. Sempre hi ha hagut violència en la política i moltes vegades inclús ha aconseguit coses, però que haja de ser l’eina i que tot està justificat, jo crec que no.

Quin és l’aprenentatge més gran que t’emportes de tots aquests anys que relates al llibre?

Comprovar el que pensava, que he viscut i que he percebut sempre que he estat a prop dels moviments socials: hi ha un substrat en totes aquestes històries basat en la solidaritat, l’empatia, el respecte i el suport mutu, qüestions que per a mi són la base de qualsevol lluita. Ho resumiria amb la paraula amor. A les companyes, a causes que considere justes i a unes idees nobles. He entrevistat molta gent i he trobat la bondat com a nexe en comú. Aquests valors m’han convençut encara més.

Article publicat al número 549 de la Directa

Memòria de l’antifeixisme

En un moment d’auge de les forces d’ultradreta arreu del món i de l’Estat espanyol, l’antifeixisme ha adquirit protagonisme. Miquel Ramos, periodista especialitzat en la ultradreta, ha fet memòria de com aquest moviment va intentar frenar l’expansió dels reaccionaris a l’obra Antifascistas. Así se combatió a la extrema derecha des de los años 90 (Capitán Swing, 2022), la qual abasta des de l’assassinat del jove Guillem Agulló i els cops policials contra bandes neonazis fins a l’emergència ultraconservadora de Vox i la tasca social de diferents col·lectius per contrarestar el monstre feixista.

Per Moisés Pérez El Temps, 16 de juny 2022

Els cors dels joves van quedar-se completament glaçats quan van escoltar el seu professor. L’educador, entre la ràbia, la impotència i la desolació, havia narrat com una colla de neonazis van tallar de soca-arrel la vida del jove independentista, antiracista i antifeixista Guillem Agulló. La notícia fou un cop de realitat per als seus alumnes, una mena de despertar sobre el perill ultradretà en una època de proliferació d’agressions feixistes a València. El crim comés per Pedro Cuevas, integrant d’una banda neonazi i habitual de les graderies radicals de Mestalla, va marcar diverses fornades.

Miquel Ramos, aleshores un estudiant d’EGB i posterior integrant del grup Obrint Pas, així com periodista especialitzat en els fenòmens ultradretans, fou una de tanes persones impactada per aquell acte criminal. «La nostra generació va quedar marcada per aquell crim. Cada any ens reuníem a Burjassot en el dia de la seua mort per recordar-lo. El seu nom sempre estigué en boca de tots. Tant en la nostra, com a homenatge i dolorosa advertència, com en la dels neonazis», recorda, per ampliar: «Teníem catorze anys. Alguns ja ens interessàvem per la política, però especialment per la música. Escoltàvem La Polla RecordsKortatu, Eskorbuto, Cicatriz, Mano Negra… i ens fascinava que grups en català ompliren estadis. En canvi, ens avergonyia parlar en valencià en la nostra ciutat per por al fet que ens posaren mala cara i ens digueren que parlarem en cristià».

«Quatre mesos després de l’assassinat de Guillem, començarem l’institut a València. Per aquells que volíem seguir rebent classes en la nostra llengua, només hi havia tres instituts públics en tota la ciutat: BenlliureClot i Lluís Vives. Em va tocar el primer, a diversos kilòmetres de la meua casa», expressa. I incorpora: «Érem ‘els de la línia’ (per la línia en valencià). Prompte vam rebre el nostre baptisme a mans dels bakales del barri». El missatge que van enviar-los era de clara amenaça: «Digueu als porcs de la línia que els esperem a l’eixida». «Aquells joves rondinaven pel centre amb les seues vespes, les seues jaquetes Alfa amb una bandera d’Espanya cosida i els seus pèls amb el serrell curt de punta, que aleshores ho denominaven pel de cendrer. L’amenaça va consumar-se i un dels meus millors amics va acabar en la porta de l’institut amb el nas trencat d’una cabotada», rememora.

L’actual investigador dels moviments reaccionaris narra aquesta experiència juvenil a Antifascistas. Así se combatió a la extrema derecha des de los años 90(Capitán Swing, 2022), una obra que relata la història paral·lela de l’evolució de la ultradreta i la lluita als carrers dels col·lectius antifeixistes, que abasta des de la violència extremista durant la llarga transició valenciana i l’assassinat de la persona trans Sonia Rescalvo l’any 1991 fins al crim de Carlos Palomino, els cops policials contra les bandes neonazis, el paper del moviment okupa, el crim que va acabar amb la mort de l’antifeixista Davide, el fenomen de Plataforma per Catalunya, com les graderies de futbol van alimentar els grupuscles feixistes, la irrupció de Vox i les precaucions de periodistes que han combatut des de la seua ploma l’expansió de la ultradreta, com ara el valencià Joan Cantarero.

El relat ens permet escabussar-nos en els denominats com als anys de plom de la ultradreta, que van donar-se durant la dècada dels noranta del segle passat. Una mostra de com l’antifeixisme lluitava contra les organitzacions ultradretanes és present en aquella primera experiència de Ramos amb els grupuscles feixistes: «Junt amb l’institut, es trobava el Kasal Popular, una antiga estació de bombers ocupada en 1991. Allí esmorzàvem cada matí, i els caps de setmana fèiem xerrades, concerts i passàvem la vesprada conversant asseguts en uns vells sofàs […] Érem dels més joves que freqüentàvem el Kasal. Aquells que duien el centre ens coneixien i ens tenien estima. Quan s’assabentaren de l’agressió, decidiren protegir-nos».

La gent d’aquell Kasal Popular va estar involucrada en l‘Assemblea Antifeixista de València, impulsada durant els anys noranta, i en col·lectius com ara Sharp (Skinheads Against Racial Prejudice), al qual va estar vinculat Agulló. «El Sharp es va mantenir actiu a València fins a finals dels noranta i va aixoplugar a desenes de joves atrets per l’estètica, la música i la política. Encara que l’activitat com a col·lectiu es va diluir, els seus membres més actius continuaren militant en altres plataformes antifeixistes que hi van sorgir. En altres ciutats, es van crear altres col·lectius de skins antifeixistes, com ara el Red and Anarchist Skinheads, que acollia joves llibertaris i comunistes principalment. L’estètica skin ha estat present fins avui en dia tant en el moviment antifeixista com en els grups neonazis», exposa a l’obra el periodista.

En aquella dècada, va produir-se l’explosió del fenomen skin, el qual ja havia fet fortuna arreu d’Europa. «Després de dècades d’aïllament a causa de la dictadura franquista i el compàs d’espera de la transició, emergiren nous moviments socials d’esquerra (okupes, insubmissió, ecologisme…) com nous grups d’extrema dreta, tots ells, d’un costat i d’un altre, ja en sintonia amb la resta d’Europa. Al mateix temps, arribaren les modes juvenils, amb les denominades tribus urbanes, que també es mesclarien en aquesta explosió d’identitats. Encara que aquestes estètiques no tenien sempre relació amb determinades idees polítiques, un fenomen que ja havia aparegut en els anys vuitanta agafaria més volada gràcies al sensacionalisme dels mitjans de comunicació i a la progressiva implicació política dels seus membres. Havia arribat l’època dels skins», dissecciona.

L’expressió valenciana dels caps rapats neonazis fou Acción Radical, un grupuscle connectat amb l’assassí d’Agulló i els ultres feixistes del València CF. «La revista EL TEMPS va contar que la direcció de contacte amb Acción Radical que figurava al fanzine neonazi Zyklon B – el nom és el gas que utilitzaven els nazis en els camps d’extermini – era la seu de la Coordinadora Obrera Nacional Sindicalista. Aquest sindicat estava liderat per l’advocat i empresari valencià José Luis Roberto», assenyala a l’obra sobre un col·lectiu ultradretà de caràcter residual amb fortes connexions internacionals, ultres que van fugir de la justícia i agressions on participarien posteriors membres de l’extrema dreta Vox. «L’auge d’Acción Radical i l’increment de la violència neonazi feren que els atacs als activistes d’esquerres es produïren en qualsevol moment», postil·la.

«A València, l’Assemblea Antifeixista va seguir amb la seua activitat els anys posteriors al desallotjament del Kasal Popular, al judici per l’assassinat de Guillem Agulló i la desarticulació d’Acción Radical. Els grups neonazis continuaven actius i organitzaven actes cada 20N i provacions racistes com la del barri de Russafa», recorda, per prosseguir en el llibre sobre com els moviments socials, les organitzacions civils i l’esquerra valenciana van ser víctimes constants de la violència ultradretana, adobada d’un component blaver. Confecciona una llarga llista: «En 2005, ultres del València CFatacaren diversos seguidors de l’Athletic de Bilbao i deixaren diferents ferits. En 2006, els anticatalanistes boicotejaren en Sollana la presentació d’altre llibre. Aquell mateix any, els ultradretans prengueren la Facultat de Dret de València i amenaçaren al rector. Un mes després, diversos ultradretans entraren en la llibreria Tres i Quatre de València i trencaren alguns llibres i agrediren als clients».

Amb l’objectiu que el lector s’adone de la dimensió d’aquestes agressions, l’autor segueix amb els actes violents de la ultradreta valenciana: «Al cap de pocs dies, el regidor del Bloc Nacionalista Valencià en Mislata va ser agredit al mig del carrer per uns neonazis. Quan va anar-hi a la comissaria a posar la denúncia, la policia no el va atendre per parlar en valencià. També a Mislata, el Centre Social La Quimera, en el qual participava també el regidor agredit, fou objecte de nombrosos atacs per part de la ultradreta. Diversos atacs ambcòctels Molotov i una pallissa a una de les joves que freqüentaven el local se sumaven a altres agressions i atemptats cada vegada més violents aquells anys». Els explosius col·locats en les seus del Bloc a Gandia (Safor) i Catarroja (Horta), així com la col·locació d’artefactes en la seu de la Comissió Espanyola d’Ajuda al Refugiat a València són altres dels episodis sinistres de la primera dècada dels 2000.

La nova pell ultradretana i Vox

Per relatar el treball contra el feixisme d’aquests col·lectius, l’autor fa una radiografia de la seua evolució. «L’extrema dreta es va quedar al marge del nou règim, en el cas d’aquella que no va voler integrar-se en el que va ser el partit catch-all de la dreta a partir dels vuitanta -primer Aliança Popular i després el PP -, i no va deixar d’experimentar derrotes en cada un dels seus intents. El llast franquista i el poc interès que suscitava les seues propostes entre la població el van obligar a reflexionar, especialment quan en altres països d’Europa el neofeixisme es reconvertia en una opció democràtica més», indica.

«La nova era de la ultradreta, la qual anava més enllà de les organitzacions neonazis i les bandes de carrer, plantejaria un nou repte als col·lectius antifeixistes. En ser organitzacions legals, realitzar actes públics i presentar-se a les eleccions, va crear-se un escenari que obligava l’antifeixisme a articular una resposta diferent de la donada fins aquell moment contra grups que operaven quasi clandestinament o que només s’havien dedicat a la violència», anota sobre el canvi de pell estètica de la ultradreta i les complicacions que tenia l’antifeixisme per fer-li front. Tot i aquesta nova etapa, la ultradreta estaria allunyada durant un bon temps dels registres electorals assolits per Fuerza Nueva a principis de la represa democràtica espanyola: «D’ençà que Blas Piñar va perdre el seu escó en 1982, la ultradreta espanyola intentava sobreviure fora de casa comuna de les dretes que fou primer Aliança Popular i després el PP».

La victòria del socialista José Luis Rodríguez Zapatero i la promulgació de lleis progressistes a l’àmbit civil va provocar en determinats sectors de la dreta una radicalització ideològica. Era la coneguda com a revolta neocon espanyola: «L’atemptat d’Al-Qaeda a Madrid l’11 de març del 2004, pocs dies abans de les eleccions generals, va motivar la caiguda del PP per la nefasta i la retorçada manipulació que va suposar intentar atribuir-lo a ETA i per la seua implicació en la guerra d’Iraq, que va generar protestes multitudinàries en tot l’Estat. Quan va arribar el govern de Zapatero, la dreta espanyola va començar a radicalitzar-se i, al seu torn, fragmentar-se. El PP, que fins al moment havia estat la llar de totes les dretes, va sofrir un procés de desapegament. Després de diversos anys de radicalització i dinamitat per diversos fronts, va acabar per il·luminar l’arribada de Vox uns anys després».

«La irrupció de Vox en les institucions a partir de 2018, cinc anys després del seu naixement, fou una cosa que molts no van veure vindre. Estàvem acostumats a una ultradreta marginal que només obtenia, i de manera anecdòtica, uns pocs regidors en xicotetes localitats, i a la qual poca gent li prestava atenció […] L’ofensiva neocon en els anys de Zapatero feu que la ultradreta es deslligara progressivament del PP. Vox va recollir a poc a poc el malestar de gran part del sector ultradretà, que veia que a Europa i als Estats Units d’Amèrica amb l’arribada de Trump hi havia una possibilitat de fer-se un forat», escriu. I completa: «I així va ser fins que assoliren els cinquanta i dos escons en el Congrés i centenars de diputats i regidors en parlaments autonòmics que té avui dia el partit encapçalat per l’exmembre del PP, Santiago Abascal».

Amb declaracions de l’exvicepresident del Govern espanyol, Pablo Iglesias, com a víctima del feixisme en la seua època d’estudiant i després com a membre de l’executiu per l’assetjament patit durant mesos al seu domicili, Ramos entrevista l’eurodiputat anticapitalista Miguel Urbán per què apunte tractaments contra l’auge de l’extrema dreta: «La reconstrucció del teixit comunitari per part dels moviments socials, el sindicalisme social de plataformes com la PAH o el Sindicat de Llogaters i les noves formes de sindicalisme vinculades a conflictes contra la creixent precarietat laboral són el millor antídot contra l’ascens de l’extrema dreta».

«Enfront de l’ofensiva reaccionària contra els drets de les dones i el col·lectiu LGTBI, el feminisme i la lluita pels drets LGTBI són avui dos dels principals fronts de l’antifeixisme», agrega al llibre Ramos, qui arredoneix: «L’extrema dreta, allà on forma part del govern, intenta desmantellar totes les polítiques sobre aquesta matèria. Les accions violentes contra els col·lectius feministes i LGTBI han fet que aquests col·lectius estiguen cada vegada més involucrats en plataformes antifeixistes i l’antiracisme assumisca que ambdues lluites són inseparables de la seua praxi i les seues reivindicacions».

«València, tomba del feixisme»

Arran de l’origen valencià de l’autor, Antifascistas. Así se combatió a la extrema derecha des de los años 90 (Capitán Swing, 2022) permet endinsar-se en la força que va adquirir l’antifeixisme del País Valencià després de les agressions neonazis del 9 d’octubre del 2017. «Un mes després dels atacs, va convocar-se una manifestació que va reunir a prop de 8.000 persones contra les agressions de la ultradreta. A l’any següent, en previsió d’un nou boicot, va començar a preparar una demostració de força sense precedents a València. No podien tornar a passar els fets del 2017 i no hi havia confiança en el fet que les autoritats ho impediren. Així que, uns mesos abans de la data, els grups antifeixistes de tot el País Valencià començaren a reunir-se per coordinar el desembarcament en la ciutat d’una manera segura i un dispositiu propi que impedira als ultradretans atacar la manifestació», conta.

L’exhibició de múscul de l’antifeixisme valencià durant la mobilització vespertina de la diada nacional valenciana del 9 d’octubre del 2018 fou possible gràcies al teixit que havia emergit anys enrere. Un exemple és Acció Antifeixista València: «Va començar a gestar-se a finals del 2015, després de la desfilada d’un grup de neonazis en la processó cívica del 9 d’octubre. La ultradreta sempre hi havia present el 9 d’octubre al matí, però aquell any les banderes nazis desfilaren amb total impunitat en mig dels actes oficials de la diada valenciana […] Acció Antifeixista de València, que va presentar-se en estiu del 2016, va tornar a reivindicar un antifeixisme més combatiu que fos més enllà de l’autodefensa o de la reacció enfront de les manifestacions o agressions neonazis».

«No només València ha viscut un ressorgiment de l’antifeixisme amb força. En ciutats com ara Castelló de la Plana, ja existia des d’anys enrere una hegemonia antifeixista, sent sempre un dels models seguir per a la resta de col·lectius del territori. La marca de les BAF i el treball transversal i multidisciplinari de la Cosa Nostra i altres col·lectius de la ciutat han sigut fenòmens molt particulars», assenyala sobre uns col·lectius d’extrema esquerra. «El Col·lectiu Antifeixista d’Alacant, creat en 2011, ha aconseguit establir-se com a referent de les comarques del sud i s’ha implicat en nombroses lluites socials», incorpora, per citar també el treball de l’Assemblea Popular d’Elda i Petrer, a la comarca del Vinalopó Mitjà, contra grupuscles neonazis com ara Lo Nuestro, HSM i les successives renovacions de marca. Tot un recorregut per fer memòria i present de l’antifeixisme a l’Estat espanyol.

“La izquierda le tiene miedo a la derecha y esa cobardía la pagamos todos”

Miquel Ramos publica el libro ‘Antifascistas’, un homenaje a la resistencia ciudadana frente las agresiones de la ultraderecha. Reflexiona sobre ser antifascista hoy, el uso de la violencia, la relación del PP con Vox, el caso de Mónica Oltra o la victoria de Emmanuel Macron en Francia.

Raquel Andrés, La Vanguardia. 04/05/2022

El periodista Miquel Ramos (València, 1979), es uno de los mayores expertos en extrema derecha y movimientos sociales. Fruto de su trabajo y militancia es el primer libro que publica en solitario, Antifascistas (Capitán Swing, 2022), un homenaje a aquellos que “pusieron el cuerpo y se jugaron la vida” para combatir el fascismo en España.

En esta entrevista reflexiona sobre el papel que ejerció el antifascismo como punto de encuentro de otras luchas (feminista, ecologista, LGTBI, por las personas migrantes…), el uso de la violencia para frenar las agresiones en las calles, cómo han tratado los medios de comunicación el caso de Mónica Oltra, el juicio por los ataques fascistas del 9 d’Octubre de 2019 en València o la relación que tiene el PP con Vox.

-¿El antifascismo ha dejado de verse como una actitud antisistema?

La ausencia de una forma de ultraderecha en las instituciones hasta hace relativamente poco había recluido al antifascismo a un combate que muchos entendían que era contra algo que no existía. No existía en las instituciones con representación parlamentaria, aunque sí que estaba en las estructuras del estado con otros nombres ligados a residuos del franquismo. Pero quien llevaba la bandera del antifascismo y quien se reivindicaba antifascista sin ninguna vergüenza eran colectivos muy determinados a los que se estigmatizaba y se les reducía a una pose antisistema. El militante antifascista no era únicamente antifascista, sino que trabajaba en muchos ámbitos transformadores de la política. La etiqueta antisistema o, más cruelmente, reducirlo a una tribu urbana, ha hecho esa caricatura durante muchos años. Cuando la extrema derecha llega a las instituciones, se normaliza tanto y asusta a tanta gente, que muchos han empezado a entender que el antifascismo estaba alertando de lo que podía pasar y ha acabado pasando. Por tanto, el antifascismo combatía durante todos estos años contra algo que ha acabado siendo real. Se le ha dado la razón a los antifascistas.

El antifascismo ha combatido durante años contra algo que ha acabado siendo real. Se le ha dado la razón

-En el País Valencià, Guillem Agulló se convirtió en el símbolo de la violencia fascista, pero no fue la única. En el libro hace un recopilatorio muy extenso de víctimas, algunas de las cuales no se ha hablado mucho, como pueden ser personas sin techo o transexuales. Es muy sobrecogedora la fotografía que queda cuando se juntan todos los casos. ¿Por qué cree que no se le dio, en su momento, la importancia que tenía?

Porque reconocer esta violencia implicaba reconocer que existía un problema, no solo de la existencia de estos grupos, sino de lo que alimentaba esa violencia con una impunidad absoluta: el racismo, la homofobia, la transfobia, el odio ideológico hacia la izquierda. Desde las instituciones, se escondía para no reconocerlo y no actuar. Pero la gente que lo sufría sabía muy bien que existía. Y los discursos que llevaban los nazis, continúan existiendo; es más, están más normalizados que nunca.

-El recorrido histórico que hace por la violencia fascista en el estado español, lamentablemente no acaba con las últimas páginas del libro. Hoy continúan las agresiones y asesinatos por motivos homófobos, racistas, machistas, ideológicos, contra personas con pocos recursos… ¿Hemos avanzado o seguimos como en los años 90?

Hemos avanzado en la medida en que no existen grupos organizados violentos con la capacidad e impunidad que tenían en los años 90. Esto en gran parte se paró gracias a los antifascistas, que se pusieron en la calle y dijeron: “Hasta aquí”. Pusieron el cuerpo y se jugaron la vida, la integridad, la libertad. Por otro lado, esa violencia continúa estando y estamos peor en la medida en la que esa ideología se ha normalizado. La ideología que nutría a los grupos nazis que mataban, hoy día, está en las instituciones. Esos discursos se han aceptado. Se han disfrazado, ya no son tan bestias, ya no te reivindican las cámaras de gas en el parlamento, pero el mensaje es el mismo: que hay ciudadanos de primera y de segunda, que hay colectivos que no tienen derecho a tener derechos. Eso no es un avance, es un retroceso. Pero el trabajo que han hecho colectivos antifascistas y otros que han trabajado en ámbitos como la educación o la cultura, han creado un sentido común de que ese odio no tiene que ser normalizado ni respetable. Esa es precisamente la batalla que lleva la ultraderecha: normalizarlo, algo que apela a más gente que antes. Hoy una mujer se siente apelada cuando la ultraderecha niega la violencia machista.

Columna antirracista y antifascista de la manifestación contra la Ley Mordaza en València
Columna antirracista y antifascista de la manifestación contra la Ley Mordaza en València Raquel Andrés Durà

-¿Fue el antifascismo un movimiento que modernizó la sociedad y aceleró otras luchas, como la feminista?

El antifascismo formaba parte de todo un corpus ideológico transformador de la izquierda que asumía una cultura alternativa, el medio ambiente, valores y derechos fundamentales, y una posición de autodefensa frente a aquellos que querían dar pasos atrás en temas de derechos y libertades. Aquí entra el feminismo, colectivos LGTBI, derecho a la diversidad cultural, derecho de las personas migrantes, etc. El antifascismo es un punto de confluencia de muchas luchas. Se sienten apelados ecologistas, insumisos, okupas, sindicalistas, gente de toda la izquierda, trabajadores y trabajadores que ven cómo la extrema derecha se pone al lado de la patronal… El antifascismo reúne a gente muy diversa y es un punto de conexión.

La violencia fascista continúa estando y estamos peor en la medida en la que esa ideología se ha normalizado

-Un debate que queda patente en el libro es el uso de la violencia como herramienta de autodefensa de los antifascistas, que también incluye ir a por los nazis para que tuvieran miedo y evitar futuras agresiones. ¿Fue efectivo o, en cambio, contribuyó a fortalecer el relato de determinados medios respecto a que eran peleas entre bandas?

La violencia como herramienta siempre tiene que ser el último recurso. No se puede decir “sí o no”. Depende mucho del contexto, del momento y de la situación. ¿La violencia ha ayudado a frenar la violencia de la extrema derecha? Sin ninguna duda, y en el libro se ven ejemplos. ¿La violencia tiene que ser la única manera de combatir el fascismo? Obviamente no, porque puedes combatir un ataque de la extrema derecha con violencia desde una posición de autodefensa, es legítimo, pero no puedes vencer a un partido que tiene 52 diputados a base de violencia. Necesitas muchas más complicidades, muchas más estrategias y, sobre todo, ser consciente de los riesgos que corres con determinadas estrategias. La violencia ha estado presente en muchos ámbitos de la política a lo largo de la historia, quien tiene el monopolio de la violencia es el estado y la utiliza conforme considera. Muchas veces la violencia se ha utilizado desde los movimientos sociales sin haberla buscado y la violencia ha sido efectiva en algunos momentos. También hay muchos tipos de violencias: una agresión física o tener un grupo de fanáticos a las puertas de una clínica abortista acosando a las mujeres, aunque no les peguen, o presentarte con un autobús en la puerta de una escuela diciendo que los niños transexuales son unos bichos raros. Tendríamos que debatir sobre qué es violencia. Y sería muy atrevido juzgar desde la distancia física y temporal las decisiones que se tomaron en algún momento y situación determinada. Posiblemente hay cosas que se podía haber hecho de otras maneras, pero yo no soy nadie para juzgar y lo único que hago es retratar lo que ha pasado. El lector es el que tiene que decidir si algunas decisiones estuvieron bien o mal o tuvieron efecto o no. Yo relato unos hechos, las conclusiones son cosa del lector.

-También es importante poner el contexto en el que se adoptaron ciertas estrategias y con qué recursos. El antifascismo tenía en contra a jueces, políticos, medios de comunicación…

Totalmente. No solo tenían en contra la violencia de la extrema derecha, también la violencia del estado. ¿Cómo combates cuando matan a Guillem Agulló y llaman por teléfono todas las semanas a la familia para amenazarla de muerte? ¿O cuando estás en tus lugares de ocio, en el Carme o en el Kasal, y vienen todas las noches a buscarte? ¿Cómo actúas? ¿Yendo a la policía a denunciar, cuando sabes que pasa de ti, y es más, va a por ti? ¿Qué haces? Cada uno que saque sus conclusiones.

¿Cómo combates cuando matan a Guillem Agulló y llaman por teléfono todas las semanas a la familia para amenazarla de muerte?

-Cuando presentó el libro en la librería La Repartidora en València, dijo que uno de los puntos fuertes del antifascismo era que la gente pensaba diferente, pero tenían claro quién iba a por ti. ¿Hoy también está claro?

Yo creo que sí. La extrema derecha es tan ambiciosa en su batalla por revertir derechos y libertades y apunta a tantos colectivos (mujeres, personas migrantes, colectivo LGTBI y la izquierda), que creo que esa conciencia ha crecido. Al mismo tiempo, es cierto que gente que no se había dado cuenta de quién era esta gente y qué pretendía, le ha visto la careta y el peligro que tienen cuando comienzan a quitar políticas inclusivas. La gente se asusta, va tomando partido y apela a más gente. Pero mucha gente acaba de llegar a esta lucha porque no lo sufría hasta ahora. Ahora que sí que lo sufre falta mucha pedagogía para que se entienda que todo el mundo puede hacer algo: un profesor, un periodista, un sindicato, un colectivo de ganaderos o agricultores… Toda la sociedad se tiene que sentir interpelada. Hay que conocer las estrategias de la extrema derecha y conocerla para combatirla y neutralizarla. Si caemos en la caricatura, de que son cuatro locos o cuatro cuñados, estamos perdiendo porque esta gente va en serio y es muy lista, saben cómo seducir a una parte de la población.

-Ya que apela a la responsabilidad de toda la sociedad y ambos somos periodistas, voy a abrir el eterno debate: ¿Qué debemos hacer los medios de comunicación ahora que tenemos a la ultraderecha destapada en las instituciones? ¿Debemos hablar de lo que hacen o es preferible no darles publicidad?

Este debate ha existido siempre. No se trata de si hablar o no hablar de la extrema derecha. Claro que se tiene que hablar, yo hablo constantemente de la extrema derecha. El tema es cuándo se habla, de qué se habla y cómo se habla. Los periodistas no podemos huir de un fenómeno que existe, que influye en la sociedad, que es noticia constantemente y que tiene capacidad de incidir en las políticas públicas. El problema es cuando es la extrema derecha la que impone los temas, los marcos y provoca la noticia y los periodistas, debido muchas veces al desconocimiento, a las rutinas o a la propia precariedad del gremio de no poder ir más allá en la noticia por falta de tiempo o recursos, no sabemos cómo abordarlo. Ahora bien, no hace falta que la extrema derecha sea protagonista de la noticia: si en tu medio te pasas el día hablando de los okupas, de los menas, de la oleada de inmigrantes, de los musulmanes, de los catalanes que se quieren independizar o de que la ETA todavía está por ahí… le estás regalando el discurso a la extrema derecha, estás siendo su altavoz. Al periodismo se le exige una reflexión en cómo trata a la extrema derecha como sujeto y en cómo trata determinados temas donde se sienten fuertes. Una de las victorias de la extrema derecha es haber podido instaurar sus marcos en los principales medios de comunicación, sin obviar que los medios son empresas que necesitan visitas y audiencia y que la extrema derecha sabe espectacularizar mucho la política.

Si caemos en la caricatura, de que son cuatro locos o cuatro cuñados, estamos perdiendo porque esta gente va en serio y es muy lista

-¿Cómo cree que estamos tratando los medios de comunicación el caso de Mónica Oltra, teniendo en cuenta que la defensa de la que era menor la ejerce el líder de España 2000, José Luis Roberto?

A mí me ha parecido una campaña muy cruel. No conozco todos los detalles de su gestión en esta materia, eso se tendrá que evaluar a nivel técnico. Pero no hay que olvidar que aquí se está instrumentalizando un caso absolutamente repugnante para defenestrar a una persona por su posición política y por sus ideas. Además, quien está dinamizando toda la campaña contra Mónica Oltra es la extrema derecha y es algo que los medios de comunicación no han explicado. Que quien haga bandera de la defensa de una víctima sea quien niega la violencia machista, quien se alía con los que la niegan o banalizan los derechos de las mujeres, es repugnante. Y aleja la idea de que se cuida el bienestar de la víctima. Su bienestar, e incluso intimidad, está subordinada y manipulada por gente que menosprecia constantemente a las víctimas de la violencia machista. Estoy convencido de que los medios tienen otros argumentos para criticar la gestión de Oltra, me parece que han elegido lo más sucio y asqueroso. Quien está moviendo todo esto e instrumentalizando a la víctima es la extrema derecha en connivencia con la oposición.

El periodista Miquel Ramos, con el libro 'Antifascistas' en València
El periodista Miquel Ramos, con el libro ‘Antifascistas’ en València Raquel Andrés Durà

-Hablamos de que la ultraderecha ha entrado en las instituciones, pero el Partido Popular viene de Alianza Popular, y este lo formaron destacados miembros del franquismo. Vox prácticamente es una escisión del PP y personajes como Santiago Abascal siempre han estado en las instituciones. Si todo viene del mismo sitio, ¿qué ha cambiado realmente?

El PP durante muchos años había sido la casa común de todas las derechas y había reunido a gran parte de la extrema derecha española. Hacía de dique de contención de una opción más a la derecha por varios factores: primero, es una apuesta de la derecha española después del franquismo de reunir a todo el espectro de derechas dentro del PP y lo consigue; y, por otro lado, porque la alternativa que había a la derecha del PP era muy cutre, los líderes eran lamentables, ridículos e inútiles. Ha tenido que ser una escisión interna del PP del ala neocon la que capitalice todo ese voto que existía, pero que votaba al PP porque no se fiaba de los otros. Esto pasa porque el PP se quema mucho con la corrupción y porque lo de la “derechita cobarde” comienza hace 15 años, no ahora, cuando el votante del PP muy conservador se da cuenta de que cuando llegan al poder no revierten las leyes del PSOE del aborto, matrimonio igualitario o memoria histórica y llega el proceso de paz en Euskadi, el tema de Catalunya… Hay un sector de la extrema derecha en el PP que critica que cuando gobiernan, no hacen nada, y llega Vox y dice: “Nosotros sí que lo haremos”. Por eso Vox utiliza la batalla cultural para hacer campaña: vamos a por el feminismo, a por los chiringuitos LGTBI, a por los independentistas, a por los etarras…

El PP hacía de dique de contención de una opción más a la derecha

-¿Es una buena noticia la victoria de Macron en Francia?

Es una buena noticia que Le Pen no llegue a las instituciones. Pero Le Pen hace mucho tiempo que ha ganado. El eje político se ha desplazado a la derecha desde hace muchos años. Las propuestas socialdemócratas de hoy día son tildadas de comunistas. La socialdemocracia de hoy en día -y no hablo del PSOE (que cada día es menos socialdemócrata), sino de la izquierda-, está intentando salvar lo poco que queda: servicios públicos y derechos y libertades. La retórica se ha trufado tanto del lenguaje propio de la ultraderecha que defender posturas socialdemócratas hoy en casi la dictadura del proletariado, te lo pintan como si fuera revolucionario. La virtud de la extrema derecha es que ha conseguido que no solo la derecha asuma parte de su lenguaje, políticas y condiciones, sino la socialdemocracia y las izquierdas europeas, que no cambian políticas migratorias o políticas neoliberales como privatizaciones. Son políticas que demuestran que el eje está totalmente desplazado a la derecha. Y no olvidemos que, en el caso francés, Macron utiliza muchos de los recursos de la extrema derecha: la islamofobia, el racismo y ataques a la izquierda. El sistema, la socialdemocracia y los conservadores, necesitan que exista la extrema derecha para legitimarse.

Es una buena noticia que Le Pen no llegue a las instituciones. Pero Le Pen hace mucho tiempo que ha ganado

-¿El PP debería hacer cordón sanitario a Vox y no dejarle entrar en gobiernos como en Castilla y León?

Tendría que hacerlo, pero no lo va a hacer, pedir eso es una quimera porque la extrema derecha ha sido aceptada. Es más, me atrevo a decir que una parte del PSOE ve con buenos ojos la fragmentación de la derecha, aunque siga a costa de la presencia de la extrema derecha. Le quitas a su principal competidor, lo contamina, lo radicaliza, y cree que eso le beneficia a nivel electoral. Puedes no sufrir eso en el Congreso de los Diputados y una oposición más fragmentada, pero tiene una traducción muy negativa en la calle, quien lo sufre es la gente, los colectivos que sufren esas políticas. Por tanto, me resultan muy perversas esas lecturas electoralistas de la presencia de la extrema derecha. Esto no va del cordón sanitario del PP o de que el PSOE haga discursos brillantes contra Vox; esto va de que hagas políticas que neutralicen la extrema derecha cuando gobiernas.

-¿Por ejemplo?

No puede ser que, ante una situación de crisis de precios disparados, criminalices a los que protestan, aunque estén manipulados en algún momento por la extrema derecha. Soluciona el problema de la luz, métele mano a las eléctricas. Neutraliza a la extrema derecha ahí, no diciéndoles: “Son fachas”. Al político se le exige no solo que haga discursos brillantes, sino políticas que neutralicen las brechas por las que está entrando la extrema derecha.

Manifestación antifascista e independentista en València el 9 d'Octubre de 2021
Manifestación antifascista e independentista en València el 9 d’Octubre de 2021Raquel Andrés Durà

-El año que viene tendremos elecciones autonómicas y municipales. Quizás uno de los discursos de la izquierda para atraer el voto sea apelar al miedo de que viene la ultraderecha, como hemos visto anteriormente. Pero llevan dos legislaturas gobernando. ¿No da la sensación de que la izquierda, cuando gobierna, lo hace mirando a la derecha? ¿No sería mejor para mantener su electorado que la izquierda hiciera políticas de izquierdas?

Absolutamente. El pecado de la izquierda es que cuando gobierna no es valiente. ¿Qué hace todavía vigente la Ley Mordaza? ¿Somos conscientes de que cuando llegue la derecha al poder la Ley Mordaza se multiplicará por mil? Primero, la izquierda incumple sus promesas. Segundo, le allanan el camino a la extrema derecha. “Que viene la derecha” es un cuento. Sí, vendrá y será peor, será un problema. Pero lleváis años gobernando, haced políticas valientes, no me digáis ahora que viene el coco. Se nota en todos los niveles y también aquí, en el País Valencià: la izquierda le tiene miedo a la derecha, y el miedo es el mejor aliado de la derecha para gobernar y para someter a la izquierda. La derecha no tiene escrúpulos cuando gobierna, va a hechos consumados; la izquierda va siempre con miedo a gobernar y con miedo de enfadar al adversario. Esa cobardía la pagamos todos, porque confías en un representante público para que transforme la sociedad; si no transforma, pierdes gran parte del apoyo y estás dejando espacio para que la extrema derecha se presente como la que va a solucionar lo que tú no has solucionado, aunque sea mentira, porque luego no solucionan los problemas de la gente.

El pecado de la izquierda es que cuando gobierna no es valiente

-El juicio por las agresiones del 9 d’Octubre de 2017 podría ser la primera gran condena contra la ultraderecha en València. ¿Cómo lo ve? ¿Tiene esperanzas?

En el caso del 9 d’Octubre la instrucción se ha hecho bien, como en la Operación Panzer. El problema es el juez a quien le toca juzgarlo. En el caso del 9-O, gran parte de las personas que han sido imputadas lo son porque las víctimas le pusieron nombre y apellidos, no porque la policía las hubiera identificado. La sentencia debería ser ejemplar y debería saldar cuentas con la sociedad valenciana por una violencia extrema que hemos sufrido absolutamente impune durante décadas. Pero no tenemos mucha confianza en la justicia por experiencia, la historia nos ha pegado demasiados palos. Sería un hito histórico, pero creo que la mayor victoria del 9 d’Octubre no será en los juzgados, sino que ya se ha dado en las calles: al mes siguiente de las agresiones 10.000 personas salieron a la calle y desde ese año, todos los 9-O se han convertido en una cita antifascista que saca a 15.000 personas a la calle. Esa es la verdadera victoria del 9-O de 2017, reciclar un drama y transformarlo en un empujón. Es gracias a las nuevas generaciones de antifascistas, que no ha sufrido lo de los años 90, pero tienen muy claro que no quieren pasar por ello, y por la idiosincrasia propia del País Valencià, que ha sufrido una violencia de extrema derecha tan constante, tan impune y tan a discreción, que ha atacado a tanta gente diversa, que ese sentimiento antifascista es muy potente. Me atrevo a decir que el País Valencià es hoy uno de los referentes del antifascismo porque ha sido capaz no solo de sobrevivir, sino de darle la vuelta al tablero. Hoy València es una ciudad más amable gracias a la firmeza y la contundencia con la que mucha gente ha decidido que el fascismo no podía continuar disfrutando de la impunidad y normalidad.

Horizontal
Manifestación antifascista el 9 d’Octubre en València Propias

-Entonces, ¿nos hemos quitado de encima el tópico de la “València facha”? Si es que ha sido cierto en algún momento…

Piensa que hemos tenido 20 años de gobierno del PP. Haber vivido entre tanta adversidad y con tanta hostilidad también ayuda a crear una cultura de la resistencia. Has sobrevivido y te has crecido. Y mucha de la gente que está ahora en las instituciones también ha estado abajo y lo ha sufrido. Hay un cambio generacional y cultural. Esa cultura de la resistencia, la perseverancia, la resiliencia, una actitud de resistir y construir te hace muy fuerte, como pasa también en Palestina y en otros contextos. La resistencia tiene ese plus al vivir y sobrevivir en la incomodidad constante: cuando se supera esa situación, está muy fuerte porque ya ha vivido lo peor. El estigma viene de que la gente solo ha visto a Rita Barberá o a los nazis, pero no ha visto lo que había abajo, que era muy potente y hoy se está demostrando. València ahora puede presumir de tener movimientos sociales potentes y una cultura de resistencia muy potente. El País Valencià ha dado una lección.

«Ni al Estado español ni a las élites les inquieta la extrema derecha»

Entrevista en Iruña con Ibai Azparren para Naiz.info sobre el libro ‘Antifascistas’ y la extrema derecha hoy.

30 de abril de 2022.

Periodista especializado en extrema derecha y movimientos sociales, Miquel Ramos (Valencia, 1979) es colaborador habitual de diferentes medios y programas televisivos. Ahora publica con la editorial Capitán Swing ’Antifascistas. Así se combatió a la extrema derecha española desde los años 90’.

’Antifascistas. Así se combatió a la extrema derecha española desde los años 90’ es una historia sobre el antifascismo «contada desde dentro», un ensayo en el que Miquel Ramos cuenta la evolución de la extrema derecha durante los últimos cuarenta años para explicar a qué se enfrenta el antifascismo y la sociedad en general. Aprovechando su estancia en Iruñea, NAIZ charla con el periodista en Katakrak sobre este libro imprescindible para los tiempos que corren.

La muerte de Guillem Agulló avivó algo en una nueva generación de jóvenes que empezaba a interesarse por la política. ¿Qué despertó en usted?
A mí me golpea de lleno y de manera muy cercana. Primero, porque Valencia es muy pequeña, y  dentro del entorno de la izquierda y del valencianismo nos conocíamos todos. También por el hecho de que una de las personas que acompaña a Guillem esa noche era una compañera del colegio. Fue un hecho traumático que se extendió a toda la sociedad valenciana. Ya había habido una serie de crímenes de odio por parte de la extrema derecha, que ya no es la que viene del franquismo y de la Transición, sino una nueva que se dedica a cazar a personas de todo tipo. La muerte de Guillem vino a demostrar que ya no solo atacaban a personas vulnerables como fue Sonia, una mujer transexual que vivía en la calle, o Lucrecia, una mujer migrante negra que vivía en una casa abandonada, sino que también a atacaban a una persona joven, militante de izquierdas y antifascista como Guillem. Cualquiera de nosotros podía ser el siguiente.

Desde los nostálgicos de Franco hasta Vox, pasando por los skinheads. ¿Cómo ha mutado la extrema derecha desde la Transición hasta hoy?
En el Estado español la extrema derecha siempre va por detrás. Saliendo del Régimen, los que habían sido ministros con Franco se convierten en artífices de la democracia por la gracia de Dios. Sin embargo, llega un momento en el que España se parece cada vez más a Europa y comienzan a aparecer partidos neofascistas que no hacían referencia estrictamente al fascismo y al nazismo, sino que tenían discursos y apellidos democráticos como Democracia Nacional, pero que eran los mismos que venían de grupos nazis de los 80-90 y que empezaban a buscar su encaje dentro de un sistema democrático.

Y a concurrir en las elecciones. 
El libro cuenta la evolución de la extrema derecha porque hay que explicar a qué se enfrenta el antifascismo. Y si al principio se enfrenta a bandas parapoliciales, al terrorismo de Estado o a grupos nazis, llega un momento en el que la extrema derecha empieza a acudir a las urnas. Al principio les va mal pero, por ejemplo, la experiencia de Plataforma Per Catalunya fue un susto. Empiezan a pensar nuevas estrategias, y ahora no se puede combatir a un partido político solo con una manifestación, hacen falta muchas complicidades. El libro intenta poner sobre la mesa que el fascismo ha intentado penetrar por todas partes y apela a diferentes actores de la sociedad para que tomen conciencia del problema y actúen en la medida que sean capaces.

Las acciones violentas de la extrema derecha en los años 90 fueron muy frecuentes en diferentes puntos del Estado como Madrid, Barcelona o Valencia. Sin embargo, en Euskal Herria, la presencia de estos grupos fue mínima comparado con esos lugares. ¿A qué se debe?
Euskal Herria tenía sus propios problemas, más allá de que no había una extrema derecha que se iba de cacería a los barrios donde se reunían la gente de izquierdas. No obstante, había bandas parapoliciales, terrorismo de Estado, y el conflicto vasco y la violencia por parte de ambas partes que lo atravesaba condicionó, no solo la política en Euskal Herria, sino toda la política a nivel estatal, y también a todos lo movimientos sociales más allá de Euskal Herria. 

Hay un capituló en el que habla de eso, titulado «todo es ETA». ¿Por qué ha decidido introducir este tema en un libro sobre la extrema derecha? 
Porque es muy importante para la gente que no ha vivido los años 90 y la década siguiente. La violencia que envolvió el conflicto condicionó mucho el quehacer de los movimientos sociales y a la propia militancia de izquierdas. Hubo debates muy encarnizados dentro de la izquierda sobre el conflicto. Por una parte, rechazabas determinadas acciones armadas, pero por otra no comprabas el relato oficial ni avalabas las ilegalizaciones, el encarcelamiento, las torturas… Entiendo que desde dentro de Euskal Herria quizás no se conozca lo que sufrimos los que estábamos fuera, cómo vivimos aquello. Y creo que ese diálogo es necesario, y más en un momento en el que la violencia ha dejado de ser protagonista del conflicto. Es necesario que se hable porque sana muchas heridas y acerca a mucha gente.

Le costó escribir el capítulo.
Reconozco que tuve mucha presión interna y lo cambié varias veces. De hecho, es uno de los capítulos que más me ha costado escribir. Sé que es un asunto muy delicado, que tocas muchas sensibilidades y que es un tema que todavía está instrumentalizado, pero me parecía que se tenía que hablar de esto, que se tenía que contar cómo se vivió todo eso fuera de Euskal Herria y cómo afectaba una acción armada en un territorio como por ejemplo Valencia. ¿Cómo vivíamos nosotros eso? Pues lo pasábamos muy mal. El «todo es ETA» era eso. La situación era muy maniquea y estos debates se tenían en privado porque el ambiente era tan hostil que era muy delicado hablar de determinados temas, incluso a nivel familiar.

Dedica además otro capítulo a Xavier Vinader y su investigación en Euskal Herria de grupos parapoliciales de la extrema derecha que fueron embriones de lo que después sería el GAL. El Estado nunca ha visto a la extrema derecha como un peligro…
Lo dijo Xavier Vinader: la extrema derecha llega donde el Estado no puede llegar. Aquí tuvimos nuestro propio Gladio que, aunque no se llamaba así, se llamaba BVE o GAL, mercenarios de extrema derecha vinculados al Ministerio de Interior. Pero, ahora, tampoco sigue siendo un problema para el Estado. Primero, porque no cuestiona el status quo, no cuestiona el orden neoliberal ni la unidad de España. Es más, la extrema derecha sirve para atacar aquellos que lo cuestionan. Utiliza mucho la batalla cultural, es decir, temas pantalla como su lucha contra el feminismo o las personas migrantes para no hablar de lo que son, partidos complacientes con las élites. El Estado nunca ha considerado a la extrema derecha como una amenaza.

Miquel Ramos, en Iruñea. (Iñigo URIZ/FOKU)

¿Hasta qué punto está sumergida la extrema derecha en los aparatos del Estado? ¿Es comparable a otros países europeos? 
No me atrevo a decir que sea comparable, aunque sé que en otros países existen estos problemas. Pero aquí no se depuran. No hay interés por parte del Estado de frenar esos brotes de fascismo que vemos en los chats de policías y militares, donde hablan de fusilar a media España y utilizan insultos racistas y machistas. No pasa nada, no se sancionan esas conductas. Muchas veces son los policías o los militares quienes filtran las informaciones. Se asustan cuando ven este tipo de mensajes y, como no confían en su superior, se lo tienen que filtrar un periodista. Tenemos un problema si es el demócrata el que se tiene que esconder.

La extrema derecha como Vox o el FN ha sabido presentarse ante el público como un partido político más, pero este cambio de estrategia se estaba cocinando a fuego lento. ¿Cómo se dio este viraje estratégico?
Ssiempre me preguntam a ver si el antifascismo ha fracasado porque hoy en día tenemos 52 diputados de Vox, y yo digo que quien ha fracasado es la sociedad. Dejaron solos a chavales y chavalas enfrentándose un monstruo que advertían que podía llegar a las instituciones. El fascismo apelaba a toda la sociedad más allá de los colectivos que señalaba, era una amenaza para lo que creo que debería ser el pilar básico de la democracia como son los derechos humanos, pero muy poca gente se sintió apelada porque pensaba que la extrema derecha había muerto con Franco. Sin embargo, el libro da cuenta de una serie de gente que vio esa amenaza y se jugo la vida por ponerse en primera línea.

 Si te pasas el día hablando de ETA, Catalunya, «menas» y el lobbie queer, no hace falta que invites a la extrema derecha, ya le has hecho la cama.

Detrás de estas formaciones hay mucho dinero invertido. ¿Quién financia a la extrema derecha? 
No es fácil seguir el rastro del dinero, pero está claro que a las élites no les inquieta la extrema derecha. Es obvio que la extrema derecha de hoy viene del PP. El PP ha tenido la virtud de haber contenido a esa extrema derecha durante muchos años, pocas veces se atrevía a cruzar la línea. La escisión empieza con el Gobierno de Zapatero. En esa época, empieza a haber un mantra dentro de la derecha «neocon» de que el PP no es lo suficientemente valiente para revertir las políticas del PSOE en materia de aborto, matrimonio igualitario o memoria histórica. El PP, cuando llega al Gobierno, las deja de subvencionar o las vacía de contenido, pero no las quita, no se atreve. Y la extrema derecha no quiere esto, por lo tanto aquí se comienza una especie de despegue con Hazte Oír, Abogados Cristianos o los lobbies ultracatólicos que cristaliza en Vox.

Ahora mucha gente no sabe cómo actuar con Vox y los medios de comunicación no saben cómo tratar a la extrema derecha.  
Muchos periodistas se preguntan ahora qué hacemos con la extrema derecha, pero a algunos que llevamos años informando sobre esto se nos ridiculizó, se nos trató de activistas. La mayoría de los medios son empresas que buscan ganar dinero y se deben cada vez más al espectáculo. La profesión está muy precarizada, cada vez hay menos periodismo investigación y más clickbait. La extrema derecha lo sabe y juega en ese terreno, da titulares. Lo que se le pide a los periodistas es que ejerzan de periodistas, y lo primero es no comprar sus marcos. Lo segundo, que desmonten sus mentiras. Pero si te pasas el día hablando de ETA, Catalunya, «menas» y el lobbie queer, no hace falta que invites a la extrema derecha, ya le has hecho la cama.

En el plano político, los intentos franceses de crear un cordón sanitario al FN han salido rana. De hecho, Macron ha llegado a abrazar parte de ese discurso y las elecciones del otro día muestran como Le Pen se acerca cada vez más al Eliseo.
El problema no es la representación parlamentaria que consiga la extrema derecha, sino haber sido capaz de extender su sentido común y su discurso al resto de partidos y al resto de la sociedad. Por ejemplo, el PSOE aplica políticas sobre las que la extrema derecha no tiene mucho que objetar, como puede ser en materia de inmigración o la propia Ley Mordaza. Además, con la políticas de fronteras que aplica la UE ya compran parte de su argumentario.

Decía en una entrevista que es complejo analizar desde el eje fascismo-antifascismo la invasión de Ucrania, pero miles de combatientes neonazis han acudido allí. ¿Cuando se acabe la guerra, va ser un problema para toda Europa? 
La invasión de Ucrania ha provocado un cierre de filas en el relato oficial de Occidente y que se deje de hablar de lo que mucha gente ya venía alertando antes de la invasión. Yo mismo publiqué un artículo un mes antes de la invasión en la que hablaba del polvorín neonazi que era Ucrania. También la BBC y otros medios pocos sospechosos de comprarle el relato a Putin lo publicaron. He informado sobre los nazis del bando ruso y no he comprado la justificación de la invasión como una especie de desnazificación, pero nos hemos encontrado con un equilibrio muy jodido. He tenido que rebajar un poco lo que publicaba porque me sentía muy atacado por hacer lo que estaba haciendo siempre, que es sacar información sobre los nazis, sean del bando que sean. Pero dejar de hablar de esto va a provocar que, una vez acabe el conflicto, parte de esos combatientes, que son de extrema derecha, vuelvan a casa con entrenamiento militar y muchos contactos.

Miquel Ramos: “El objetivo de la extrema derecha es quebrar el sentido común”

El periodista documenta en el libro ‘Antifascistas’ la lucha en España contra los movimientos de ultraderecha desde los años noventa.

Entrevista de Cristina Vázquez para El País,  01 ABR 2022

El periodista Miquel Ramos (Valencia, 1979) documenta en su nuevo libro Antifascistas (Ed. Capitán Swing) la lucha contra la extrema derecha en España desde los años 90 en un relato coral de algunos de sus protagonistas. “Gente que se jugó mucho y en soledad”, sostiene. A lo largo de más de 600 páginas, Ramos entrecruza historias paralelas sobre la extrema derecha y la pluralidad de la lucha antifascista, sus alianzas, sus debates y algunos de sus triunfos. “Quería dejar escrito el testimonio de toda esa gente”, explica el escritor, especializado en la extrema derecha y movimientos sociales y a quien el asesinato en 1993 del joven antifa Guillem Agulló,a manos de un ultra, le golpeó de lleno cuando era un adolescente.

Durante la transición y los años inmediatamente posteriores, la extrema derecha se gestaba en España “entre cuarteles, puticlubes, comisarías y bares”, escribe Ramos al principio del libro. Pero la extrema derecha de ahora cobra fuerza a partir de 2005 en el seno de la propia derecha. “El PP aglutinaba del centro a la ultraderecha, que comienza a despegarse del partido. Nace entonces una reacción de la derecha española, que se caracteriza por una de las grandesfake news de la historia, la atribución del atentado del 11-M en Madrid a ETA. También la ofensiva contra las leyes del matrimonio igualitario, de memoria histórica o la reforma de la ley del aborto. Entonces empiezan a tomar posiciones en medios de comunicación, fundaciones, en think tank… “Hay una extrema derecha que empieza a tener vida propia, más allá del PP y que no solo ha cristalizado en Vox sino en todos los satélites que, aunque no pertenezcan al partido, refuerzan este discurso”.

Según el periodista, el fascismo está hoy más normalizado que nunca, más presente que nunca, incluso infectando a cada vez más capas de la sociedad que no se definen estrictamente de extrema derecha. “Lo que decían los grupos neonazis en los años 90, se dice hoy en sede parlamentaria y en los medios de comunicación con absoluta normalidad: el ataque a las personas migrantes, a los derechos de las mujeres, al colectivo LGTBI, un revisionismo histórico insultante y un discurso de odio impune, amparado bajo el derecho a la libertad de expresión. La gran victoria de la extrema derecha no ha sido tanto conseguir diputados sino normalizar su batalla cultural. Y normalizar una opción política que signifique quitar derechos a determinadas personas es un mal punto de partida. “¿Es una opción democrática? En términos legales, sí. ¿Es legítimo? Para mí, no”.

Los ultraconservadores ponen en cuestión conquistas que habían costado mucho dolor y formaban parte no solo del corpus legal sino del sentido común. “La extrema derecha le ha dado la vuelta y vienen a romper ese sentido común y se presentan como irreverentes, rebeldes contra lo establecido. Su objetivo es quebrar el sentido común”.

En Antifascistas, el autor concluye que no hubo una cultura propiamente antifascista en España: “Los pocos que décadas antes vieron el peligro fueron estigmatizados, perseguidos y criminalizados. Las bandas skinheads neonazis pegaban y mataban y muchos decidieron organizarse para plantarles cara. En general, la gente no entendía que a la larga iba a ser un problema para todos. Creían que era una cuestión de tribus urbanas, de violencia juvenil, que no trascendería del ámbito callejero. Cuando la extrema derecha se ha salido de la caricatura es cuando se toma en serio la batalla política y cultural”.

Para Ramos, la mayoría social se ha implicado poco en parar el discurso del odio. “Y la incapacidad de las instituciones para resolver problemas estructurales, como la precariedad, ha hecho que muchos se sientan indignados y ahí ha estado la extrema derecha ofreciendo soluciones fáciles a problemas complejos”. Los medios de comunicación, por regla general, tampoco han sabido interpretar el fenómeno, y eso que ya llevaba tiempo en otros países, pero han entendido que en una democracia caben todas las opiniones. También ha hecho mucho daño, según Ramos, el relato equidistante de los dos extremos.

La ultraderecha ha evolucionado y renovado su lenguaje, añade Ramos, “porque saben que un desfile de esvásticas no es un buen márketing. Reniegan de la etiqueta de extrema derecha y prefieren llamarse patriotas.

Para Ramos, “medir el peligro de la extrema derecha en base a su capacidad electoral es un error porque pueden no tener escaños pero si han matado a 10 personas en cinco años pues igual son peligrosos”. La extrema derecha no llega con Vox pero su ascenso político es lo que despierta a la gente. “La derecha no murió con Franco, nunca se fue”.

La amplitud del movimiento ‘antifa’

Este periodista, uno de los referentes del antifascismo en las redes sociales, con más de 124.000 seguidores, retrata en su obra, a través de varias entrevistas, al movimiento de resistencia a la extrema derecha en toda su amplitud, no solo al que plantó cara en las calles, organizándose y enarbolando “sin vergüenza” la bandera antifa. Son los colectivos antirracistas, las feministas, las organizaciones LGTBI, las asociaciones antidesahucios o el activismo de barrio, acostumbrado a ocuparse en las grandes crisis de los colectivos más vulnerables e integrarlos.

“Hoy hay cada vez más gente que se significa como antifascista porque entiende que hay una amenaza real y saben que a un partido político con representación parlamentaria no se le vence con una manifestación. Eso es una anécdota dentro de la batalla”, advierte el autor. Y recuerda una anécdota de unos amigos suyos que pertenecen a un colectivo de barrio y fueron a detener el desahucio de un tipo que tenía banderas de Vox en su casa, y se encontró con 20 antifas que fueron a defenderlo. “Eso es más vacuna que una manifestación. Es el poder de los movimientos sociales de izquierda que han entendido dónde está la batalla”, concluye.